El mejor depósito del mercado, Bankinter rentabilidad 4,50%

Bankinter hace saltar la banca (y nunca mejor dicho) con su último y flamante depósito de rentabilidad más que apetecible. Sólo hay que saber buscar para encontrar.

Bankinter hace saltar la banca (y nunca mejor dicho) con su último y flamante depósito de rentabilidad más que apetecible. Sólo hay que saber buscar para encontrar.

¿Os acordáis de cuando nuestro comercial del banco nos ofrecía alegremente un 3, 4 y hasta 5% por dejar quietecito nuestro dinero un año o incluso menos tiempo? No importaba la cantidad, ni de dónde viniéramos ni qué planes tuviéramos, sólo les importaba que le prestáramos nuestro dinero. Y lo pagaban mejor que bien. Pues bien, esos tiempos se esfumaron con la llegada de la crisis, y hoy en día encontrar un depósito que nos dé un 2% a 18 meses ya es como para darnos con un canto en los dientes. A no ser que rebusquemos…

Y para eso estamos los Ninja, para buscar y desvelar ofertones. Como el de Bankinter, a día de hoy, el depósito a 12 meses de plazo con mayor rentabilidad del mercado. Hay algunos (muy pocos) que lo igualan, pero superarlo, ninguno que se deje ver:

  • Aportación mínima: 15.000 euros (cabe recordar que hasta finales de 2008 el Fondo de Garantías, el Gobierno, sólo protegía los depósitos hasta 20.000 euros, pero con la psicosis creada al comienzo de la crisis el Gobierno decidió subir esta protección hasta los 100.000 euros por depósito, para dar más confianza).
  • Recordemos: carga fiscal del 19% por los primeros 6.000 euros y 21% a partir de esa cifra.
  • Comisión por cancelación anticipada del 0,25%.
  • Sólo para nuevos clientes o dinero nuevo de los ya clientes.
  • A negociar la fecha de los ingresos de intereses.

Con un mercado financiero tan rácano como el actual, prometemos seguir olisqueando donde haga falta para sacar a relucir rentabilidades mareantes, ofertas irrechazables y oportunidades únicas. Eso sí, hay que advertir que en muchas ocasiones cuesta trabajo arrancar las mejores ofertas de los comerciales en los bancos, que a menudo son reacios a ofrecer ‘lo mejor de sí mismos’, reservándose las mejores ofertas para clientes o capitales especialmente importantes.