Bonos del Tesoro de Cataluña, rentabilidad récord

Si la rentabilidad que ofrece el Tesoro español no da ni para pipas, y los bancos tampoco están para tirar cohetes, habrá que buscar otras alternativas de inversión más originales.

Si la rentabilidad que ofrece el Tesoro español no da ni para pipas, y los bancos tampoco están para tirar cohetes, habrá que buscar otras alternativas de inversión más originales.

Pues sí, aunque poca gente lo sabe, las Comunidades Autónomas también pueden emitir y emiten bonos. Como los bonos del Tesoro del Estado, pero a nivel autonómico. En este caso hablamos de la deuda soberana catalana, pero no lo hacemos en un intento de decir que son los más soberanistas e independentistas, ni que quieran desestabilizar el mercado financiero español ni ninguna conjura malévola por el estilo, nada más lejos de la realidad. La razón que nos lleva a hablaos de la deuda soberana catalana es su increíble rentabilidad: 4,75% a un año en su próxima subasta, según acaban de anunciar.

Ni que decir tiene que esta rentabilidad hace palidecer a la que ofrece la deuda del Estado español, que en su última remesa llegó a duras penas al 1,9%, pero es que además está muy por encima de lo que ofrece el sistema bancario, con rentabilidades casi nunca por encima del 2% anual y con una media de aproximadamente un 2,5% a 12 meses. Sólo algún depósito a plazo fijo aislado, y con condiciones obligatorias adheridas, puede hacer frente a tan sorprendente rentabilidad de la deuda catalana.

¿Y eso por qué? Pues en esto no son nada originales los dirigentes catalanes: como siempre, el que da mucha rentabilidad por nuestro dinero es porque necesita nuestro dinero de forma urgente. El endeudamiento de Cataluña es de los mayores de entre las Comunidades Autónomas españolas, y si a eso le añadimos el gran tamaño de su economía, los analistas avisan (las agencias de calificación y sus bajas notas, más en concreto) de que Cataluña podría llegar a entrar en impago. No parece ni remotamente posible desde un punto de vista histórico y hasta lógico que una región española entre en quiebra, pero ahí está el riesgo. Riesgo que, en opinión de este humilde ninja, no es real. Rentabilidad suculenta, y la deuda pública siempre será deuda pública, es decir, rentabilidad segura.