Los mejores depósitos bancarios del mercado: Caja Madrid 4,3% TAE

El mercado de los depósitos bancarios empieza a darnos alegrías en forma de grandes rentabilidades. Hay que escudriñar el mercado, y sacar el dinero a pasear.

El mercado de los depósitos bancarios empieza a darnos alegrías en forma de grandes rentabilidades. Hay que escudriñar el mercado, y sacar el dinero a pasear.

En las últimas semanas, el mercado financiero se está moviendo a favor de sus clientes. Y no nos referimos a que los bancos estén lanzando billetes por la ventana, eso no parece que vaya ocurrir en el corto ni el medio plazo, sino que al menos están mejorando sus ofertas. En concreto, de depósitos a plazo fijo. Antes de la crisis, no era extraño ver rentabilidades por dejarle nuestro dinero al banco de entre el 3 y el 4%, pero eso cambió en los últimos años, un periodo en el que raro ha sido el depósito que ha superado el 1,5%. Una miseria de rentabilidad, hablando claro.

Pero últimamente, la tendencia se ha revertido, y ante la imposibilidad de los bancos y cajas de encontrar liquidez en el mercado interbancario a buen precio, se están lanzando de nuevo a captar nuestro líquido, o sea nuestro dinero, ofreciéndonos golosinas en forma de rentabilidad en torno al 4%. Es el caso de Caja Madrid, que curiosamente cuando dicen que peor están sus cuentas (-62% de beneficio en 2009 comparado con 2008) más altas son las rentabilidades de sus depósitos. No es para asustarse, el Gobierno y en el prácticamente imposible y peor de los casos, el FROB (garantía anti bancos y cajas en quiebra), están ahí para tapar los impagos que podrían llegar a producirse, pero lo que nadie puede negar es que estas rentabilidades casi estratosféricas obedecen siempre a falta de liquidez en el corto-medio plazo. En concreto, Caja Madrid nos ofrece un depósito creciente:

  • 4,30% TAE a un plazo de 36 meses. 3,50% el primer año, 4,25% el segundo año y 5% el tercer año.
  • 4% TAE a 12 meses.
  • Sólo negociable en oficina, en la web siguen hablando de un 3% a 3 años.
  • Oferta por tiempo limitado.
  • Sin máximo ni mínimo de inversión.
  • Como suele pasar con las cajas, obligan a contrataciones de productos derivados: tarjeta de crédito, cuenta corriente…

Seguiremos muy atentos a lo que de bueno hay en el mercado de los depósitos bancarios, y seguiremos descifrando sus porqués.