¿Qué es el TAE? ¿Para qué me sirve? ¿Cómo puedo aprovecharlo?

Si te has fijado, hay un concepto que lleva años rondando nuestras vidas, nuestros bancos, nuestras hipotecas…es el TAE (Tasa Anual Equivalente). Hoy te voy a contar todo sobre el TAE.

Si te has fijado, hay un concepto que lleva años rondando nuestras vidas, nuestros bancos, nuestras hipotecas…es el TAE (Tasa Anual Equivalente). Hoy te voy a contar todo sobre el TAE.

¿Qué es el TAE? Significa Tasa Anual Equivalente y es un porcentaje anual que nos indica cuánto nos va a costar (o qué beneficio nos va a dar) una operación bancaria de manera global, ya que incluye el interés nominal, gastos, comisiones, duración, etc.

‘No lo entiendo. ¿Para qué me sirve ese número?’ Imagina que quieres pedir un préstamo para una hipoteca y tienes dos propuestas (con el mismo plazo y tipo de interés fijo/variable), una que te indica euribor + 0,39% y otra que te indica el euribor + 0.49%. ¿Cuál es mejor?. Pues parece que el primer caso, ya que el interés nominal es más bajo, pero el problema es que las hipotecas tienen muchos más gastos, interés de cancelación, etc…Todos estos gastos (aunque todos al 100%) están reflejados en el TAE. Finalmente es un indicador más para poder comparar hipotecas, préstamos, etc…y en él se tienen en cuenta más variables que el interés nominal.

‘Entonces, a partir de ahora yo me dedico a comparar el TAE y con eso ya está todo, ¿no?’. Pues no exactamente: el TAE es un indicador más, pero no puedes fiarte ciegamente de él: has de comparar TAE con el mismo plazo, que sean del mismo tipo (fijo o variable) y que, por supuesto, no es lo mismo un préstamo (por ejemplo hipotecario) que un depósito.

En una hipoteca, por ejemplo, comparando dos TAE en las mismas condiciones, el que tenga el interés TAE más bajo (independiente del interés nominal, gastos de apertura, etc), será el que pague menos. Aquí tienes un ejemplo y aquí tienes un par de ejemplos más detallados con el TAE, uno para un depósito y otro para una hipoteca.