Crisis económica y financiera en 2011, perspectivas FMI

Como ya muchos se temían, en 2011 el mundo apenas crecerá en términos económicos, salvo los países emergentes. España, por su parte, seguirá tan mal como ahora.

Como ya muchos se temían, en 2011 el mundo apenas crecerá en términos económicos, salvo los países emergentes. España, por su parte, seguirá tan mal como ahora.

Cuando parecía que ya salíamos de ésta, con el asuntillo de Grecia ya olvidado, Alemania creciendo al 3% y todos los países de la OCDE (menos España, claro) terminando el año en tasas de crecimiento positivo, van los países y se ponen a pelear por un ‘devalúeme usted esa moneda’. El euro acusa al dólar de hacerse el loco ante la mejora de la economía, y a su vez el billete verde (el dólar, no el antiguo de 1.000 pesetas) se mete con el yuan chino porque dicen que está devaluado artificialmente. Resultado: la economía se resiente.

El Fondo Monetario Internacional (FMI, para los amigos) acaba de revisar muy a la baja sus anteriores previsiones sobre el crecimiento de la economía mundial para el año que viene, rebajando sus perspectivas desde un 4,2-4,8% hasta un más realista 3-4%. Eso sí, cabe distinguir entre el 6-8% de crecimiento anual que se prevé para las economías emergentes y el 1-2% que se prevé para las economías maduras, como las europeas. Y aún no ha acabado el año… Todo empezó con las acusaciones al gobierno chino de mantener su moneda barata para poder exportar más, que es de lo que viven, pero eso enfadó a EEUU porque eso provoca que compren más caro, que es a lo que se dedican. El mercado, que será malo pero no tonto, perdió confianza en las divisas y se lanzó a por el oro, de ahí su estratosférico precio.

En lo que respecta a nosotros, los últimos de la fila de entre los ricos, nuestra economía seguirá estancada en 2011, con una tasa de crecimiento tan baja (si la hubiera) que no permitirá rebajar un desempleo que seguirá rondando lamentablemente el 20%. En España hace sol y hay mucha fiesta, sí, pero cada vez a más gente le gustaría comer salmón noruego in situ, o salchichas alemanas en Frankfurt, o cambiar la paella por arroz chino, o…