Abrir cuenta corriente en dólares, ahorrar en divisas extranjeras

El euro cada vez convence a menos gente, y mucho menos a los mercados internacionales. Eso provoca que veamos como menos descabellado hacer cuentas en dólares.

Hubo un tiempo, no hace tanto, que la gente se hipotecaba en yenes, invertía en Bolsa en marcos o francos, etc. El tiempo de la especulación con divisas parece haber pasado, pero hay un par de circunstancias que pueden animarnos a poner nuestros ahorros en el billete verde, en vez de tener euros en el banco, como todo el mundo:

  • Por un lado, cada vez está más de moda (sea por mejora en el empleo de alta cualificación o simplemente porque en España no hay trabajo) irse a trabajar fuera de nuestras fronteras, e incluso más allá de las fronteras de la Europa del euro. Eso hace que cobremos en la moneda del país, que en muchos casos puede ser poco de fiar. Ello nos permite abrir una cuenta en dólares, y cobremos o ingresemos en la moneda que lo hagamos, en nuestra cuenta corriente siempre se reflejará el saldo en dólares.
  • La otra razón es puramente de rentabilidad: Europa ha pasado un año 2010 peor que malo, con todos los malos augurios apuntando al euro. Aún hoy el euro está rondando el 1,20 dólares, pero es mucho menos del casi 1,50 dólar por euro al que llegamos hace unos años, y las expectativas dicen que la moneda comunitaria se irá devaluando más en este 2011. Es evidente que si esto se cumple, aunque cobremos en euros tener la cuenta corriente en dólares nos dará mayor rentabilidad.

Para los que finalmente se decidan, Barclays ofrece cuentas en cualquier divisa, Cajamar permite libras o dólares sin comisiones y dando cierta remuneración y Bancaja nos permite abrir una cuenta a la vista en dólares americanos. Todo sin mayor papeleo.