Depósitos en divisas Bankinter, rentabilidad en dólares o libras

Cada vez tienen más presencia en nuestro país las monedas extranjeras, debido a la fragilidad del euro y a que el ánimo explorador de los inversores va en aumento.

Cada vez tienen más presencia en nuestro país las monedas extranjeras, debido a la fragilidad del euro y a que el ánimo explorador de los inversores va en aumento.

Lo internacional está de moda en las finanzas. Y no lo decimos solo porque de repente nos preocupe más cuánto paga Portugal por su deuda o cuántos millones de euros necesitó Irlanda para ser rescatada, que también, sino porque las divisas ya no son lo que eran. Ya no asusta ver tu dinero convertido en otras monedas, por muy extranjeras que éstas sean. Si hace unos días os hablábamos de la posibilidad de abrir una cuenta corriente en divisas, ahora toca hablar de otro producto financiero en forma de billete foráneo: lo depósitos en divisas.

Empecemos con la mala noticia: no suelen ofrecer grandes rentabilidades. Comparados con los plazos fijos ‘de toda la vida’, los depósitos bancarios radicados en dólares, libras o yenes (también los hay en otras monedas, pero es difícil encontrarlos y contratarlos) suelen ofrecer bajo rendimiento. Es el caso de la nueva remesa que Bankinter anuncia para nuevos clientes o para dinero nuevo llegado a la entidad:

  • En dólares: mes a mes, 0,23% TAE.
  • En libras esterlinas: desde el 0,20% que ofrecen por un depósito a dos meses hasta el 1% que sugieren para plazos fijos a un año.

No tienen mínimo ni máximo y, en principio, no requieren de ninguna otra condición para ser contratados, pero mejor tomarlo solo como apunte y esperar a que salgan mejores opciones en un campo tan poco explorado y quien sabe si explotado en el futuro.