Eficiencia energética: ¿en cuántos años se amortiza el gasto?

Seguimos con formas de ahorrar en la subida de la luz: como ya hemos comentado otras veces, el mayor gasto de luz de un hogar se produce en la cocina.

Seguimos con formas de ahorrar en la subida de la luz: como ya hemos comentado otras veces, el mayor gasto de luz de un hogar se produce en la cocina.

Todos los electrodomésticos que hay allí se utilizan, normalmente, todos los días (lavavajillas, horno, vitrocerámica, lavadora, etc) y algunos (nevera, frigorífico) durante 24 horas al día. Por este motivo tenemos que cuidar mucho lo que compramos para nuestra cocina.

‘¿Qué es la eficiencia energética?’ La etiqueta energética de los electrodomésticos nos indica cómo de eficiente es un equipo: esta clasificación va de la ‘A’ (la más eficiente), aunque también hay ‘A+’ y ‘A++’, a la ‘G’, que es la menos eficiente; los electrodomésticos marcados con letra A indican que tienen un consumo un 55% (o más) a la media; los que tienen clase ‘D’, están en la media y los que tienen clase ‘G’ están por encima de la media. Al hacerse más eficiente los electrodomésticos, los más nuevos van siendo clase ‘A’ (el consumo será menor) y los que antes eran clase ‘A’, pues van empeorando (ya que los nuevos tienen un gasto todavía menor).

‘Genial, entonces, si tengo que elegir, me compro uno de clase ‘A’ y punto, ¿no?’. Pues es la idea, el problema es que, estos electrodomésticos ‘mejores’, son también más caros y esta ‘inversión inicial’ tira a mucha gente para atrás ya que, de repente, puede ver una nevera a un precio de 1.000 euros (eficiencia A) y otra a 500 euros de eficiencia ‘D’, y este gasto frena a la gente.

‘¿Qué puedo hacer entonces?’. Pues como ya te contamos, pensar a medio plazo, ya que la vida útil de un electrodoméstico es entre 10 y 15 años, por lo que el consumo anual de un equipo de baja eficiencia es mucho mayor en toda su vida útil, habiéndose estudiado que la amortización de estos electrodomésticos se produce en 5 años