¿Qué diferencias hay entre tarjeta de crédito y de débito?

No es lo mismo pagar con dinero en metálico que pagar con tarjeta; del mismo modo, no es lo mismo pagar con tarjeta de crédito que pagar con tarjeta de débito.

No es lo mismo pagar con dinero en metálico que pagar con tarjeta; del mismo modo, no es lo mismo pagar con tarjeta de crédito que pagar con tarjeta de débito.

¿Qué es una tarjeta de débito? Las tarjetas de débito son las que tenemos la mayoría (desde que tenemos una cuenta en el banco) y, para explicarlo de manera sencilla, equivalen a tener ‘dinero’ en la mano: nos permiten pagar compras como si fuera dinero o sacarlo del banco; eso sí, en cuanto usamos una tarjeta de débito, el dinero que hemos gastado sale de nuestra cuenta (como si lo hubiéramos cogido de verdad)

¿Qué es una tarjeta de crédito? Físicamente es muy similar a la de débito, pero nos permiten acumular compras sin pagarlas en el momento, ya que suele pasarse el gasto ‘total’ al final de mes. No todo el mundo las tiene, ya que se presupone un ingreso ‘fijo’ cada mes al cliente y el banco se ‘arriesga’ (aunque siempre está limitado) a permitir al cliente ‘pagar todo lo que quiera’ y no cobrarle hasta fin de mes. Algunas permiten incluso financiar parte de las compras mes a mes.

¿Qué otras diferencias hay entre ellas? Pues las de débito tiene un coste menor que las de crédito (entre 10 euros al año las de débito); las tarjetas de crédito suelen ofrecer unas condiciones mejores al usuario, como puede ser un seguro sobre el producto que están comprando, etc…

¿Cuál es mejor? Pues ninguna es mejor o peor, todo depende de cómo quieras gestionar tu dinero y tus cuentas personales, de cara a controlar más o menos tus gastos (uno cada vez o todos a final de mes, si requieres financiación, etc)…También hay cierto tipo de negocios que requieren tarjeta de crédito: un ejemplo es el alquiler de coches: si alquilas un coche, te suelen pedir una tarjeta de crédito como fianza, ya que permite que, si devuelves el coche en mal estado o no lo devuelves, ‘cobrarte’ la cantidad fijada, de manera que puedan cobrar ‘de más’, no sea que tengas poco dinero en la cuenta y se queden con el coche ‘estropeado’ y sin pagar.