La mayor Bolsa del mundo: unión de Nueva York y Frankfurt

Una de las operaciones de compra venta financiera más llamativa de los últimos tiempos se está fraguando a ambos lados del Atlántico, permanezcan atentos.

Una de las operaciones de compra venta financiera más llamativa de los últimos tiempos se está fraguando a ambos lados del Atlántico, permanezcan atentos.

¿Qué pasaría si se unieran el Barça y el Real Madrid? Probablemente, ni se jugarían los torneos, directamente le darían los títulos y el resto de equipos jugarían entre ellos por el resto de plazas en las clasificaciones. Un aburrimiento, vamos. Algo así acaba de pasar en el mundo bursátil con la reciente unión de dos de las plazas financieras más importantes del mundo. Realmente, y solo con el permiso de Londres, las dos principales plazas financieras del mundo, Frankfurt y Nueva York, que han decidido unir sus respectivas bolsas de derivados. Es decir, sus parqués, sus bolsas como todos las conocemos.

Nace así un gigante de tremendas proporciones: más de 6.000 empleados directos, casi 10.000 millones de dólares en activos y con los ojos de todos los que tienen algo que decir en el mundo de las finanzas sobre ellos. El pastel se repartirá al 60% para la empresa europea que lleva la Bolsa de Frankfurt y el 40% para la empresa americana que lleva la Bolsa de Nueva York. Curiosamente, su sede no estará en ninguno de los países que cabría esperar, sino en Amsterdam, mientras que las acciones del nuevo gigante financiero se podrán (podrían) comprar y vender en tres Bolsas diferentes: Nueva York, Frankfurt y, ojo París. Una operación de fina ingeniería financiera que nadie sabe muy bien en qué puede terminar, pero que nadie duda que cambiará de forma significativa la forma de mover activos en todo el mundo.

Eso sí, en los últimos días se ha hablado de que este anuncio de fusión es en realidad un intento para que otra oferta del mismo tipo, en este caso la de la Bolsa de Chicago para fusionarse con la Bolsa alemana, aumente sus condiciones. Sea como fuere, algo muy grande se está cocinando en el mundo de los activos mundiales. Otra muestra más de la globalización financiera, la mayor globalización de todas.