Subvenciones y desgravaciones para reformar una vivienda

Rehabilitar una vivienda es como llevar al taller un coche con algunos años: ya que no la puedo cambiar, por lo menos la mantengo lo más ‘decente’ posible.

Rehabilitar una vivienda es como llevar al taller un coche con algunos años: ya que no la puedo cambiar, por lo menos la mantengo lo más ‘decente’ posible.

Y, al igual que con los coches, la gente que ya no quiere meterse en comprar una vivienda tan ‘felizmente’ como antes, así que prefiere invertir en rehabilitar o mejorar un poquito la que tiene; para lo que debes de tener en cuenta que, como si te comprases una vivienda nueva, también puedes tener ayudas y desgravaciones.

Para poder percibir estas ayudas, las modificaciones tienen que estar orientadas a mejorar el ahorro energético, adaptarse a normativas de agua, gas, luz, protección contraincendios… o supresión de barreras arquitectónicas, aislamiento acústico, etc…y se pueden realizar tanto en tu vivienda como en tu comunidad de vecinos: por ejemplo, hacer obras en tu escalera para que se pueda habilitar una ‘rampa’ para sillas de ruedas o facilitar el acceso a personas mayores.

Las ayudas pueden venir del Ministerio de Fomento (variando éstas entre 2.500 y 6.500 euros, según el tipo de obra y el objetivo final de las mismas, teniendo un máximo de renta por persona y obligando al beneficiario a destinar parte de las ayudas a determinados puntos, como las energías renovables) o de las Comunidades Autónomas , como los Planes Renove que te comentamos hace unas semanas.

Y, hasta hace poco, este tipo de ayudas no podían estar destinadas a temas como pintura o fontanería de particulares (reformas caseras), aunque el Gobierno ha aprobado que este tipo de reformas (pintura, carpintería, fontanería, electricidad…) dispongan de un IVA reducido, intentando incentivar por un lado el uso de este tipo de negocios (por la crisis) y por otro luchar contra la economía sumergida.

Por último, en la Declaración de la Renta de este año y hasta finales de 2012, es posible desgravarse hasta el 10% en el IRPF por rehabilitaciones con fines energéticos o de accesibilidad, con un máximo de 12.000 euros.

Son buenas iniciativas. Fuente