Trucos para ahorrar en el seguro del coche: seguro con franquicia

Yo no conocía este método de seguro hasta hace unos años y, la verdad, me parece una forma de ahorrarte bastante dinero y que es muy interesante para ambas partes, asegurador y asegurado.

Yo no conocía este método de seguro hasta hace unos años y, la verdad, me parece una forma de ahorrarte bastante dinero y que es muy interesante para ambas partes, asegurador y asegurado.

Mira si me convence que esta es la modalidad con la que tengo actualmente contratado mi seguro de coche. Te explico.

‘¿Cómo se puede asegurar un coche?’ Pues, como sabrás, existen muchas modalidades de asegurar un coche: a terceros, lunas, a todo riesgo, etc…Cada modalidad tiene una cobertura distinta y, obviamente, cuanto mayor es la cobertura, más caro es el precio del seguro.

‘¿Qué es la franquicia?’ La franquicia del seguro de coche es una modalidad que se aplica, sobretodo, a los seguros a todo riesgo; este tipo de seguro incluye un precio (fijado por el usuario o por la empresa aseguradora) del que el conductor se hace responsable si el coche sufre algún daño; por ejemplo, imagina que tienes un seguro a todo riesgo con 300 euros de franquicia; si tienes un accidente o tu coche sufre algún golpe (por tu culpa, porque si es culpa de otro, debe pagar su seguro), imagina que la reparación son 500 euros; pues tú pagas los 300 euros primeros y la aseguradora paga el resto (sea hasta 500 o hasta donde llegue).

‘¿Qué gano con este tipo de seguros? Yo no quiero pagar nada’. Eso es seguro: el problema al que se enfrentaron las aseguradoras con los seguros a todo riesgo es que los dueños ‘aprovechaban’ su seguro a todo riesgo: cada raya, cada golpecito, cada detalle…que les parecía ‘asegurado’, acudían al seguro y reclamaban una reparación (que para eso pagaban); este modelo era insostenible para las empresas, por lo que repercutían todos los costes y hacían un seguro a todo riesgo cada vez más caro.

Pero alguien encontró una solución bastante inteligente: desincentivar a los clientes que iban por cada ‘fallito’, obligándoles a pagar un mínimo (la cantidad que se acuerde), de manera que sólo acudían con problemas ‘graves’ (ya que les cuesta dinero también a los clientes); de esta manera, las ‘llamadas’ de los clientes a todo riesgo disminuyen, los costes también y se pueden ofrecer seguros con franquicia a un precio más razonable. Cuanto mayor es el valor de la franquicia, menor es el coste del seguro.