Planes de pensiones públicos para funcionarios

Que nos toquen el plan de pensiones no sienta bien, ya sea porque nos desgravamos gracias a él o porque es el pan nuestro para el futuro. Pues el Estado lo está tocando.

Que nos toquen el plan de pensiones no sienta bien, ya sea porque nos desgravamos gracias a él o porque es el pan nuestro para el futuro. Pues el Estado lo está tocando.

Quizá muchos no los sepan, quizá incluso muchos funcionarios no lo sepan, pero las distintas administraciones del Estado, Comunidades Autónomas, Diputaciones y Municipios (¿de verdad necesitamos tantas administraciones superpuestas en España? Ese es otro tema…) dan la posibilidad a sus empleados de ingresar un poco respecto de su sueldo para un plan de pensiones, así se desgravan en Hacienda y todos tan contentos.

Pues bien, hasta 2009 el Estado venía ingresando un 0,5% de cada sueldo para meterlo en el plan de pensiones correspondiente, pero ante las dificultades de la economía española, en 2010 se decidió rebajar este porcentaje hasta el 0,3% (es decir, quien cobraba 1.000, le metían 5 euros y el año pasado le metieron 3 en su plan de pensiones público) con la promesa de incrementarlo de nuevo al 0,5% en este 2011 y subirlo aún más, hasta el 0,7% en 2012, para así equiparar lo perdido en 2010 con lo ganado en 2012. Pues bien, las cosas siguen estando mal, y por ello el Estado ha anunciado que no va a subir al 0,5% este año, sino que seguirán aportando solo el 0,3% en 2011, y habrá que ver qué pasa en 2012… Ya hay quien se queja amargamente.

Otro golpe al bolsillo de los funcionarios tras la rebaja tan discutida del 5% (de media) en sus sueldos. Cabe decir que esto es solo una forma más de las múltiples que el Estado utiliza para sus inversiones. Tener el dinero parado nunca es bueno, y eso también lo saben los tesoreros de la administración.