¿Qué es un crédito sindicado? Soluciones si no obtenemos préstamo

Si estamos cansados de que los bancos nos cierren la puerta a pesar de tener una buena idea, lo mejor es juntar varios bancos para que entre todos nos abran la puerta.

Si estamos cansados de que los bancos nos cierren la puerta a pesar de tener una buena idea, lo mejor es juntar varios bancos para que entre todos nos abran la puerta.

La crisis ha tenido un efecto disuasorio en los bancos, que se han convertido en miedosos por naturaleza. Como nadie puede ya estar seguro de nada (o eso parece) las entidades financieras cada vez manejan menores márgenes de maniobra, lo que se traduce en dificultades para dar crédito, que o directamente no nos conceden, o en todo caso será de poca cantidad. Eso es un impedimento a la hora de montar un negocio o mejorarlo: hay una gran idea, el banco está de acuerdo en que es una buena idea, pero no le está permitido darnos tal cantidad de dinero. ¿Qué hacemos entonces?

La respuesta es relativamente sencilla: pedir un crédito sindicado. Básicamente, se trata de un préstamo concedido a una empresa por varios bancos a la vez porque la alta cantidad demandada no puede ser satisfecha por una sola entidad. Pongamos por caso que yo necesito 10 millones de euros para montar un negocio. Voy al Banco A y la idea le parece genial, pero solo puede ofrecerme crédito por valor de 1 millón de euros, por su política de préstamos. Podemos acordar con el banco A que éste busque otros 9 bancos para que aporten otro millón de euros cada uno. Así, el banco A ganará porque al convertirse en banco agente (el que tendrá contacto conmigo directo, recaudará el dinero y repartirá intereses) podrá cobrar su correspondiente comisión de banco agente, los bancos B saldrán ganando porque entrarán en un buen negocio al que no hubieran podido haber llegado de otro modo y con menor inversión (riesgo) y yo gano porque puedo sacar adelante mi empresa, y los trámites serán igual de sencillos porque solo trataré, en todo caso, con el banco A, el banco agente.

Financiaciones corporativas, financiaciones de proyectos o adquisiciones apalancadas son algunos de los tipos de créditos sindicados que los bancos ponen a nuestra disposición.