¿Qué son los falsos autónomos? ¿Ventajas e inconvenientes?

Hecha la ley, hecha la trampa, que me dice siempre un amigo. Si alguien inventa un día una ley para que todos fuéramos felices, seguro que en menos de 24 horas alguien habría aprendido a aprovecharse

Hecha la ley, hecha la trampa, que me dice siempre un amigo. Si alguien inventa un día una ley para que todos fuéramos felices, seguro que en menos de 24 horas alguien habría aprendido a aprovecharse

Los autónomos son una de nuestras debilidades en esta web y hoy queremos comentarte que son los ‘falsos autónomos’, ya que es un sector mucho más amplio del que te imaginas.

Ya sabes que ser autónomo tiene ventajas y desventajas, y las empresas también lo saben: un falso autónomo es aquel que acude todos los días a trabajar a una empresa, realiza en ella su trabajo, con el material de la empresa y recibe todos los meses un pago de la misma; es decir, es como un trabajador ‘normal’ (llamemos ‘normal’ a una persona con un contrato y pago mensual a la seguridad social por parte de la empresa), pero sin los derechos que éste tiene: no tiene (oficialmente) derecho a vacaciones (es autónomo, claro), no tiene derecho a indemnización por despido, no tienen derecho a bajas o permisos…

¿Por qué las empresas hacen ‘falsos autónomos’? Pues, como te imaginarás, por dinero: se ahorran la cotización a la seguridad social, las retribuciones ‘injustas’ de vacaciones o bajas por enfermedad, se ahorran tener que pagarte, por ejemplo, un salario mínimo convenido…

‘Pero, eso es un problema entre el trabajador y la empresa, ¿no?’. Pues no del todo: el realizar este tipo de ‘contrataciones’ es irregular y supone un fraude a hacienda, ya que se merman los derechos de los trabajadores: no se le asegura un despido justo, ni desempleo o derechos por baja o enfermedad o no le aseguran que un día hayan puesto a otra persona sin previo aviso en su puesto, no se valora en ningún momento la antigüedad en el puesto…Algunos falsos autónomos ven este tipo de ‘colaboraciones’ justas para ellos, ya que pueden gestionarse sus cotizaciones, por ejemplo, pero en caso de encontrarse en algún tipo de situación no habitual (por ejemplo, la futura jubilación), suele ser injusta para el trabajador, ya que ha realizado una cotización muy baja a la Seguridad Social…

Hacienda persigue este tipo de vinculaciones y, en caso de demostrarse, puede obligar a la empresa a realizar las cotizaciones del trabajador (futuras y pasadas que no haya realizado), a contratarlo de manera indefinida, a multar a la empresa…