Primera Comunión barata. Ahorrar en banquete, traje, regalos

Es uno de esos gastos que, no por esperados, dejan de sorprender por elevados. Pequeños trucos de sentido común nos ayudarán a ahorrar un dinero que no es necesario gastar.

Es uno de esos gastos que, no por esperados, dejan de sorprender por elevados. Pequeños trucos de sentido común nos ayudarán a ahorrar un dinero que no es necesario gastar.

Ya todos nos hemos dado cuenta, y sobre todo los alérgicos: la primavera ya ha llegado. Y además de venir con flores, calor y polen bajo el brazo, viene con una de esas citas religioso-lúdicas que todos los años aparecen en el calendario: las primeras comuniones. Si tienes algún familiar, hijo de familiar o conocido cercano que ronde los 8-10 años, entre finales de abril y principios de junio seguro que tienes una cita con la iglesia. Y lo que es ¿peor, mejor?: si es tu hijo o quizá nieto el que está en esa tesitura, te toca organizar a ti la fiesta.

No es como una boda ni de lejos, pues ni la solemnidad ni la importancia del acto lo requieren, pero un reciente estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) afirma que de media cuesta 2.304 euros celebrar una Primera Comunión en España, si bien en comunidades autónomas como Madrid o Valencia la cosa está más cara, en torno a los 3.000 euros, y en otras como Canarias mucho menos, en torno a los 1.800 euros de media. Más de 500 euros se van en gastos no del niño o de la celebración, sino en gastos de peluquería, ropa y regalos del resto, partida en la que siempre se debe ahorrar, pues no repercute en la calidad del evento.

En todo caso, un desembolso importante al que conviene mirar con lupa para ahorrar lo máximo posible:

  • Traje: nuestro niño tiene que ir guapo, qué duda cabe, pero el truco está en, por favor, alquiler el traje, no comprarlo, pues ¿para qué queremos guardar en el armario un traje que nunca más podrá ponerse? Y también importante: nada de joyería en los complementos, hay bisutería fina más que aceptable, y estamos hablando de niños. El precio medio de la vestimenta ronda los 250 euros, y los complementos, unos 90, pero es una partida que baja mucho si el que comulga es niño.
  • Banquete: nos os quepa duda, las meriendas son mucho más baratas que las comidas, por lo que sería ideal si la iglesia nos pudiera poner una hora de tarde para el evento, cosa poco común, por otra parte. También en esto recordar: muchos amigos lejanos y familiares semidesconocidos no verán con buenos ojos tener que hacer un regalo y demás gastos, no es necesario invitar a todo el mundo, es un gasto para ti y un gasto para ellos.
  • Y siempre, siempre, dejar bien claro antes los precios y calidades de todos los conceptos. Cuidado con los amigos que organizan festejos de forma semiprofesional y las iglesias que piden ‘caridad’ en forma de facturas encubiertas. Uno de cada cuatro padres quedan insatisfechos con el servicio prestado en las comuniones…