Alternativas para conseguir crédito: centros comerciales

Más opciones para que la falta de un crédito a tiempo no nos frene a la hora de consumir, o peor aún, de montar un negocio del que estamos convencidos.

Más opciones para que la falta de un crédito a tiempo no nos frene a la hora de consumir, o peor aún, de montar un negocio del que estamos convencidos.

Antes de desesperar en el intento de buscar una mano amiga que nos preste ese dinero que necesitamos para hacer realidad nuestro sueño emprendedor y empezar a buscar debajo de las piedras, hay alternativas poco conocidas y mucho más factibles. No son bancos, no son cajas de ahorro, son…

Centros comerciales

Antes de nada, desengáñese: no le van a dar un crédito para comprarse una casa en la tienda de enfrente, pero sí pueden financiarle la compra que necesita hacer y no se atreve. Muchas grandes superficies comerciales crean sus propios Establecimientos Financieros de Crédito para financiar las compras a realizar en sus tiendas: ellos salen ganando porque compramos cosas que de otro modo no podríamos comprar y nosotros salimos ganando porque compramos cosas que de otra forma no podríamos permitirnos afrontar:

  • Tarjetas de fidelización: Carrefour o Ikea tienen su propios sistema de tarjetas monedero. No son dinero en efectivo ni se puede utilizar fuera de dichos establecimientos, pero hasta un plazo prudente (normalmente un año) nos financian las compras a devolver mes a mes sin intereses. Eso sí, si nos pasamos del plazo marcado los intereses son elevadísimos.
  • Préstamos personales: en información al cliente nos ponen al día de préstamos al consumo (normalmente vinculados a compras en sus establecimientos) gestionados directamente por el centro comercial.
  • Menos común, pero también disponible en hipermercados como Alcampo o Eroski, tenemos disponibles créditos rápidos para gastos urgentes fuera de sus fronteras. Solo hay que buscar y preguntar.