Alternativas para conseguir crédito: establecimientos financieros

Cuando nos cierran las puertas del banco o caja a la hora de pedir un crédito no se acaba el mundo. Hay más opciones, menos conocidas pero más fiables.

Cuando nos cierran las puertas del banco o caja a la hora de pedir un crédito no se acaba el mundo. Hay más opciones, menos conocidas pero más fiables.

La historia se repite una y otra vez: ya seamos emprendedores con una idea maravillosa, familias estructuradas con ganas de estrenar casa o simplemente un ciudadano de a pie con necesidades coyunturales, no hay crédito. Bancos y cajas de ahorro llevan meses con el grifo cerrado, y no parece que las cosas vayan a cambiar. Pero, en contra de lo que mucha gente piensa (por puro desconocimiento) hay otras vías mucho más probables para conseguir un crédito. Empecemos por el principio.

Establecimientos financieros de crédito:

Son la opción más rápida, pero también la más cara. Vinculados casi siempre a grandes grupos bancarios, los EFC se caracterizan por facilitar de inmediato pequeñas sumas de dinero (casi nunca más de 10.000 euros) a un plazo corto y con un interés muy por encima del mercado bancario, que en ocasiones puede llegar hasta un 20% (ojo, esto significa tener que devolver una quinta parte más de lo que nos han prestado…). Están pensadas para momentos de urgente necesidad: créditos al consumo, soluciones ante impagos, cuadrar las letras del coche o la hipoteca, etc. No pueden captar depósitos, es decir, abrir plazos fijos y similares, pero sí se dedican al leasing, la emisión de tarjetas de crédito o a dar avales. Otro punto en contra son las estratosféricas comisiones por impago y cancelación que suelen tener. Las llamadas reunificadoras de préstamos forman parte de esta categoría, estando reguladas por la oficina de Consumo, no por el Banco de España, y caracterizándose por reducir nuestros plazos mensuales a cambio de una comisión por la operación. En todo caso, no suele ser oro lo que reluce, así que pensemos muy bien los números antes de dar dinero a Cofidis (Dinero Directo) y otros EFC similares.