Alternativas para conseguir crédito: particulares, P2P

Y al final de este camino en búsqueda del crédito, llegamos a los orígenes, casi al trueque. Lo primero que deberíamos hacer si necesitamos dinero es simple: pedirlo al más cercano.

Y al final de este camino en búsqueda del crédito, llegamos a los orígenes, casi al trueque. Lo primero que deberíamos hacer si necesitamos dinero es simple: pedirlo al más cercano.

El roce hace el cariño, dicen por ahí. Puede ser cierto en algunos casos y en otros no, pero desde luego por mucho roce que tengamos con nuestro comercial bancario de confianza, si no quiere darnos crédito, no hay crédito. Pero quizá sí se cumpla el dicho con la gente de a pie, con los que son como nosotros, a la hora de conseguir financiación:

  • Familiares y amigos: unos particulares muy especiales. Pero ojo, no se trata simplemente de un acto de buena fe. El Código Civil lo recoge con pelos y señales, y aunque verbalmente un acuerdo también en esta materia es perfectamente válido, siempre es aconsejable redactar un documento privado y bajo notario o al menos con testigos firmantes en el que se especifiquen las características esenciales del préstamo. Además, hemos de tener en cuenta que si no reportamos el préstamo a Hacienda, ésta puede pedirnos cuentas (impuestos) por considerarlo una donación, otra figura jurrídica perfectamente definida en nuestro primer código legal.
  • P2P: peel to peel, o sea entre iguales, persona a persona. Internet es el rey a la hora de conectar gente, también a la hora de pedir y dar préstamos. Por ejemplo, comunitae.com cobra una pequeña comisión por servir de plataforma de enlace entre buscadores de créditos y donadores de créditos (o buscadores de intereses, que también lo son). Dado que hablamos de particulares, las cantidades ofertadas no suelen ser muy elevadas y el interés a abonar suele ser más alto que el del sistema bancario, pero a cambio tenemos muchas oportunidades esperándonos.