Préstamo Renta Universidad: para que estudies lo que quieras

He tenido la suerte de haber podido ir a estudiar a otro país hace unos años gracias a mis padres (las becas erasmus no daban para mucho) y allí oí hablar por primera vez de los préstamos de este tipo

He tenido la suerte de haber podido ir a estudiar a otro país hace unos años gracias a mis padres (las becas erasmus no daban para mucho) y allí oí hablar por primera vez de los préstamos de este tipo

Recuerdo que eran unos amigos de Paraguay los que me contaron que habían podido ir a Alemania a estudiar porque en su país, cuando empiezan a estudiar, podían solicitar un préstamo (no recuerdo si lo daba el estado o los bancos ‘apoyados’ por el estado) que les daba dinero ‘de sobra’ para estudiar lo que quisieran donde quisieran: de esta manera no se tenían que limitar (si querían) a estudiar es su ciudad si no había carreras que no les interesase; en estos amigos que conocí, se habían ido incluso a Munich, ya que era una referencia para su carrera y estaban estudiando donde mejor podían hacerlo.

Lo bueno de estos préstamos era que no tenían que pagar nada por el mismo…por lo menos durante sus estudios; únicamente tenían que empezar a devolverlo cuando encontraran trabajo, que el estado o el banco (como os comento, no lo recuerdo al 100%) les quitaría un porcentaje cada mes para pagar el préstamo. A mi, personalmente, me pareció una idea genial: yo soy el primero (y conozco más gente) que, de haber podido pagarlo, me habría ido a estudiar mi carrera a otro país, a afianzar mi inglés, a vivir una experiencia; incluso ya no a otro país: conozco gente que no pudo estudiar la carrera que quería porque no había cerca de su casa (o si había era privada y con precios abusivos). ¿No queríamos gente preparada y formada?, ¿o en realidad queríamos sólo gente que se dedicara a la construcción?.

Aunque no es lo mismo, algo así se intentó hacer con el Plan Bolonia: el estado lanzó el Préstamo Renta Universidad, aunque no es como yo lo he pintado: sólo servía para pagar los estudios de máster (especilización) y tiene un límite de 6.000 euros de beca más 800 euros al mes (que tampoco está mal, pero no te da libertad completa); dos años después de acabar los estudios, si tu salario superaba los 22.000 euros, lo ibas pagando (al 0% de interés); si en 15 años no lograbas superar los 22.000 euros, quedabas excluido de ese pago. Y, aún así, por lo que hemos podido leer, las condiciones han empeorado mucho con la crisis.

La idea, a mi, me parece buena; ahora, siendo realistas: esto no le importa a nadie.