¿Qué diferencia hay entre la Seguridad Social y Sanidad Pública?

Hace un tiempo que oí a una periodista en la radio ‘enfadada’ porque la gente decía ‘ir a la Seguridad Social’ en lugar de ‘ir al médico’; que no tenían nada que ver.

Hace un tiempo que oí a una periodista en la radio ‘enfadada’ porque la gente decía ‘ir a la Seguridad Social’ en lugar de ‘ir al médico’; que no tenían nada que ver.

La periodista decía que ya hacía años y que nos teníamos que acostumbrar a que la Sanidad Pública española, como tal, no depende de la Seguridad Social y por eso si decías ‘esto me lo van a operar por la Seguridad Social’ estabas cometiendo un error; yo admito que en ese momento me dí cuenta del error y era algo que nunca había pensado.

¿Qué gestiona (que cubre) la Seguridad Social? Desde el Pacto de Toledo, firmado hace ya 16 años (en 1995), la Seguridad Social cubre ‘sólo’ (porque es una millonada) los gastos propios administrativos, pensiones, bajas (como la de maternidad o incapacidad permanente, aunque no las laborales, que son cubiertas por Mutuas de Trabajo) y otros gastos.

Principalmente, los ingresos de la Seguridad Social vienen de las nóminas de los trabajadores, cotizaciones de las empresas, partidas de los Presupuestos Generales del Estado y algunos ingresos más.

Y, entonces, ¿qué gestiona la Sanidad Pública?: pues, evidentemente, la Sanidad, que desde el Pacto de Toledo, se desvinculó de la Seguridad Social y se pasó a competencias autonómicas, y se costea con impuestos indirectos (como es de las gasolinas) y con partidas de los Presupuestos Generales del Estado.

En ‘El Blog Salmón’ también hicieron dos artículos muy completos diferenciándolos.