Alquiler de apartamentos y reserva de hoteles para las vacaciones

Las vacaciones de verano deben ser un tiempo de relax y tranquilidad, y para lograrlo debemos alejarnos lo máximo posible de malos rollos y problemas. Empecemos por el alojamiento.

Las vacaciones de verano deben ser un tiempo de relax y tranquilidad, y para lograrlo debemos alejarnos lo máximo posible de malos rollos y problemas. Empecemos por el alojamiento.

El verano ya está aquí, como decía la canción, y con ella el calor y las ganas de huir de nuestro lugar de residencia habitual. Dicen desde el Gobierno que 2011 será un gran año para el turismo en España, pero no porque los españoles vayamos a viajar más dentro de nuestro propio país, sino porque vendrán más extranjeros que en pasados años a causa de las revueltas en el mundo árabe, región competidora en esto del turismo.

Los españoles que no se moverán de sus casas en todo el verano, o que se moverán a casas de familiares y amigos va en aumento, pero para los afortunados que aún puedan permitirse unos días de descanso fuera de casa, conviene tener en cuenta algunos aspectos a menudo ignorados de la contratación de hoteles y apartamentos para verano. Las vacaciones, mejor sin sorpresas desagradables.

  • Distintivos: los hoteles deben tener en la puerta el típico cartel azul y su número de estrellas, los apartamentos una placa que ponga AT (apartamento turístico) y su número de llaves (de una a cuatro) y las casas rurales han de presentar un cartel que nos certifique que efectivamente lo son. Sin estas identificaciones, hemos de pensar que estamos antes establecimientos pirata, y contra los que por tanto no podremos reclamar en caso de que haya problemas.
  • Comedor: tanto si es un restaurante independiente lo que vemos, como si forma parte de un hotel o apartahotel, también el establecimiento debe avisarlo con el típico cartelito de dos cubiertos, aunque en este caso no hay porqué decir la categoría en forma de tenedores.
  • Hemos de guardar toda la documentación tanto publicitaria que nos sirvió para encontrar el lugar como el contrato firmado o la reserva efectuada. Cualquier avería o desperfecto previo a nuestra llegada, suciedad excesiva o incumplimiento del contrato puede ser denunciada, pero previamente hemos de avisar al ‘casero’ para que lo intente solucionar (denunciar porque falte una bombilla es ridículo…).
  • Las reservas deben venir acompañadas de un documento que cerfitique, por parte del alquilador, que efectivamente se ha hecho firme, pues sin ese papel no podremos luego reclamar ante las asociaciones de consumidores.

En todo caso, solo la normativa del Real Decreto 1/2007 sobre defensa de los consumidores hace referencia a la hostelería y vacaciones, por lo que hay que ir a la normativa de la comunidad autónoma donde nos encontremos para saber cómo nos protege. En todo caso, siempre son normativas garantistas con el consumidor.