Ideas para aumentar el precio de tu casa, renovar la vivienda

Aunque tu piso sea pequeño, poco luminoso y sin vistas a ningún sitio, hay pequeños trucos que pueden multiplicar su precio en el mercado. Y no cuestan casi nada.

Aunque tu piso sea pequeño, poco luminoso y sin vistas a ningún sitio, hay pequeños trucos que pueden multiplicar su precio en el mercado. Y no cuestan casi nada.

Es de todos sabido que el mercado inmobiliario lleva años más parado que las colas del INEM a primera hora de la mañana. Eso no solo significa (o debería significar) bajada de precios en las viviendas a la venta, sino también mayor dificultad para vender nuestra vivienda en caso de que queramos deshacernos de ella para comprar otra mejor o más barata. Pues bien, la revista Forbes, que no solo se dedica a urgar en las cuentas corrientes de los ricos y famosos, ha elaborado una serie de consejos para todo aquél que quiera vender su casa en el corto plazo pero que no por ello quiera renunciar a vivir bien hasta que llegue el momento de deshacerse de ella. Se trata de invertir en tu casa para que el día de mañana te den más dinero por ella:

  • Limpieza:tan obvio que parece hasta mal decirlo. Hay que limpiar la casa a fondo antes de enseñarla a posible compradores.
  • Reubicar muebles y vaciarla de objetos inútiles para que parezca más grande de lo que en realidad es.
  • Toque moderno: flores, decoración a la última… Según la revsita, invertir 300 dólares en decoración revierte en un aumento de precio de 2.000 dólares. Siempre que se haga con gusto, claro.
  • Inundar Internet: es como se venden casas, lo del cartelito en la terraza ya no funciona. Y pon fotos llamativas, sino nadie se interesará por tu casa.
  • Puerta nueva: parece un detalle sin importancia, pero es lo que primero y lo último que verán los posibles compradores.
  • Mano de pintura: el gotelé ya no se lleva, y muy probablemente ese color original de tu casa de hace 50 años…
  • Cuidar los inodoros: el baño en general, y los retretes en particular, suelen ser las zonas que más sufren, y que más repulsión pueden provocar en un comprador si están muy viejos.
  • Pequeños arreglos: asegúrate de que no tienes bombillas fundidas, de que la cisterna funciona, de que no hay goteras ni manchas en la pared… Imagen, pura imagen.
  • Aislamiento: muy de moda por aquello de ahorrar dinero. Aunque supone una fuerte inversión, aislantes, dobles ventanas y puntos de luz natural suponen disminuir la factura de energía desde el primer día, no solo pensando en vender.