¿Qué es mejor: calefacción por calor azul o por gas natural?

Este año he oído muchas veces esto del calor azul y conozco varias personas que se lo han instalado; me decían que tenía muchas ventajas, entre ellas el precio, pero no estaba tan claro

El Calor Azul es una forma de llamar a una nueva manera de calefacción mediante radiadores de aluminio que llevan un aceite en su interior y que, al calentarse eléctricamente, desprenden un calor que se extiende por la casa; como los radiadores de toda la vida (el diseño, además, es muy parecido). Esta forma de llamar a este tipo de calefacción es una marca registrada, aunque se ha extendido a todos los radiadores que utilizan este sistema de calefacción.

Este tipo de solución tiene varias ventajas claras: es un sistema más económico que los radiadores, por lo menos en cuanto a instalación y mantenimiento: un sistema de radiadores calentados por gas o por gasóleo requiere ‘obra’ importante en casa, tuberías, calderas, etc…y es algo caro que sólo suele hacer la gente en reformas ‘a lo grande’ o que se pone al construir la casa; el radiador eléctrico únicamente requiere un enchufe y una instalación eléctrica ‘normal’ (por lo menos, que no sea muy antigua, sobretodo si vamos a conectar varios elementos). Todo este ‘ahorro’ también se traslada al mantenimiento de los elementos.

Otra ventaja clara es que es más seguro: el gas, aunque no es habitual, puede producir ‘fallos’ que no se dan con la electricidad; también produce un calor ‘distinto’ y con un aire ‘mejor’ para los inquilinos de la casa.

Pero, la gran duda es: ¿es más barato pagar una cuota de calefacción con gas natural o con calefacción de calor azul?. Pues vamos a ver:

  • Es probable que al tener que calentar varios ‘radiadores eléctricos’ tengas que aumentar la potencia contratada, por lo que te suba la tarifa.
  • Una de las ventajas de este tipo de calefacción es que puedas conectarla por la noche, aprovechando tarifas más bajas (puede que la futura supervalle) y acumula el calor para poco a poco desprenderlo (en las horas que las tarifas son más caras).
  • La ventaja (o desventaja) del gas es que puedes utilizarlo en cualquier horario sin restricción de precios.
  • Con la comparativa que puedes leer aquí, parece que para la misma potencia y horas de uso, el coste del gas natural es menor.

Te toca decidir.