Trabajar en Estados Unidos, emigrar por un empleo

Estados Unidos sigue siendo la gran referencia mundial también en cuestiones laborales. Si tenemos alta cualificación cobraremos más, si no la tenemos al menos tendremos trabajo.

Estados Unidos sigue siendo la gran referencia mundial también en cuestiones laborales. Si tenemos alta cualificación cobraremos más, si no la tenemos al menos tendremos trabajo.

Estados Unidos siempre ha sido el destino privilegiado para los que se buscaban la vida. El sueño americano ha existido y sigue existiendo, pero no es oro todo lo que reluce. Quien se esté planteando cruzar el charco para buscarse la vida ante la falta alarmante de empleo que azota nuestro país, tiene que tener en cuenta varias cuestiones:

  • Green Card: la ansiada tarjeta verde. Se trata de un carnet que nos identifica como trabajadores ‘permanentes’ en Estados Unidos. Conseguir este permiso de residencia de largo plazo es dificilísimo y de la nacionalidad mejor ni hablamos, éste debe ser el objetivo último, pero hay pasos intermedios en cuestión de visados.
  1. H1B: válido por 3 años y renovable solo una vez, hemos de tener nivel bachelor degree (licenciados), que la empresa que nos da trabajo pueda contratar extranjeros y que demuestre que podrá pagarnos.
  2. L1A:Para cambios de residencia de ejecutivos desde una empresa en el extranjero hasta un partner o una filial en Estados Unidos. Lógicamente hemos de demostrar tal situación y haber estado empleados inmediatamente antes de pedir el visado.
  3. L1B: idéntico a la L1A pero para trabajadores de menor rango. Solo hemos de demostrar conocimientos específicos para el puesto.
  • Derechos laborales: para qué engañarnos, en esto Estados Unidos está muy retrasado con respecto a Europa. A pesar de la última reforma de Obama, la Seguridad Social sigue siendo básicamente la que quiera pagarnos nuestra empresa, por lo que ante un accidente importante lo mejor suele ser volver a España temporalmente.En todo caso lo primero que hemos de pedir es el Social Security Number que se nos pedirá para cualquier papeleo. Solo pagamos un 8% del sueldo para cobertura sanitaria, lo que hace pensar que siempre es mejor tener un seguro privado, aunque sea mínimo para cualquier emergencia. Aunque el empleador es el rey del sistema laboral americano, está prohibida la discriminación racial, por sexo, etc.
  • Idioma: Nueva York suele ser la meca del empleo, allí encontraremos casi seguro, pero si nuestro inglés es decente. Hay otras zonas como Florida o California donde solo el español puede ayudarnos para abrirnos paso en un primer momento, pero a medio plazo, o si buscamos un trabajo cualificado, un nivel C1 de inglés es imprescindible.
  • Fiscalidad: la buena noticia es que es muy baja, la mala noticia es que depende de cada Estado y es muy engorrosa, por lo que hay que recurrir a un experto local. Hay convenios que permiten no tener que declarar a la vez en España y Estados Unidos, solo pagamos una vez impuestos (y conviene hacerlo en EEUU, desde luego).