Ahorrar en música: escucha lo que quieras de manera legal

Ya que es nuestra última semana antes de las vacaciones quiero recomendarte algo de ocio y entretenimiento para el verano y que, de paso, no te implique gastar dinero.

Ya que es nuestra última semana antes de las vacaciones quiero recomendarte algo de ocio y entretenimiento para el verano y que, de paso, no te implique gastar dinero.

Recuerdo, no hace tantos años, que antes, para escuchar la música que querías era, o que la pusieran en la radio o comprarte el Disco, CD o Cassete (o que alguien te lo dejara). Poco después llegaron tiendas que, como si fueran videoclubs, alquilaban música para que te la llevaras un par de días. Y ya luego llegó Internet: Napster, Audiogalaxy, Emule, Bitorrent…multitud de opciones que te permitían oír y descargar música, aunque pocas eran legales.

Ahora existen más opciones: por ejemplo, Itunes, la tienda de venta de música de Apple batió el record de 10.000 millones de canciones vendidas (bastantes, ¿no?) y vende canciones sueltas. Pero gracias a Internet hay otras formas de oír lo que quieres, cuando quieres, gratis y legal. Y es verdad:

  • Spotify: yo creo que es la recomendación obvia y que de verdad ha ‘marcado’ una época; un buscador muy conseguido, un repertorio enorme (aunque no completo) y gratuito. Hace un par de meses que lo han limitado a 10 horas, pero sigue estando muy bien y por sólo 5 euros al mes tienes música ilimitada y sin publicidad.
  • Groveeshark: digamos que es el gran beneficiado de las nuevas ‘limitaciones’ de Spotify: también tiene buscador, versión para móvil y opciones de pago y gratuita (con publicidad, pero sin limitaciones…por ahora). Es también legal y requiere interfaz web.
  • Goear: la diferencia de este servicio con respecto a los otros dos es que son los usuarios los que suben la música (propia si quieren) y luego la pueden escuchar donde quieran (la suya o la de otros); esto permite encontrar canciones menos habituales que en los otros dos servicios (más convencionales).

Con todo esto: ¿a quién se le ocurre ponerse a luchar contra las descargas con la Ley Sinde si ya cada vez menos gente se descarga cosas?, es decir, las oye online.