¿Alquilar o comprar vivienda? Ventajas e inconvenientes

Vivir, hay que vivir bajo algún techo. Las dudas aparecen cuando nos ponemos a hacer cuentas y no parece una buena idea comprar, pero tampoco alquilar.

Vivir, hay que vivir bajo algún techo. Las dudas aparecen cuando nos ponemos a hacer cuentas y no parece una buena idea comprar, pero tampoco alquilar.

Cuando el precio de la vivienda estaba por las nubes, paradójicamente parecía más rentable comprar, pues los elevados precios parecían sugerir que los precios seguirían subiendo para siempre, pero con la llegada de las vacas flacas y la bajada de precios en la vivienda, aparecen las dudas. Ya hemos dolorosamente comprobado que los precios de un piso bajan, y que por tanto no es tan buena inversión, y de eso se han aprovechado unos alquileres históricamente altos en nuestro país para subir aún más, pues la falta de crédito hipotecario obliga a gente que nunca pensó en alquilar en irse a vivir en un piso arrendado. Pero, ¿cómo saber si debemos comprar o alquilar?

Diferentes estudios indican ciertos topes que no debemos sobrepasar nunca si no queremos vernos ahogados por una hipoteca:

  • Nunca pedir un préstamo hipotecario por más del 80% del valor del piso, pues los intereses en ese caso serían elevadísimos.
  • No pedir hipotecas a más de 25 años. Un periodo más largo obliga a pagar durante demasiadas circunstancias cambiantes e imprevisibles de nuestra vida, e incluso por más de un ciclo económico a buen seguro.
  • Con escenarios de subida de Euribor constante y a menos de 25 años, si la cuota hipotecaria sigue siendo inferior al precio de un piso similar en alquiler, es hora de comprar, si se dispara en comparación con lo que cuesta alquilarlo, mejor seguir sin hipoteca.
  • No iniciar nunca una segunda compra (hipoteca) hasta no haber pagado al menos el 80% de la primera vivienda, pues este umbral permite fórmulas legales como permutas de dueño o negociación con el banco en forma ventajosa en caso de problema financiero. De hecho, el mayor stock sin vender está en la costa mediterránea (segundas viviendas por excelencia).
  • Procurar comprar la vivienda en un momento en que nos podamos ir a vivir a ella, o al menos con perspectivas de cambio próximas para evitar tener que pagar un alquiler y una hipoteca a la vez, una de las principales causas de quiebra familiar.
  • Si se compra sobre plano, mejor hacerlo mientras no paguemos alquiler (viviendo con los padres, etc) pues los plazos suelen retrasarse casi siempre, y en ocasiones hasta en el doble del tiempo inicialmente previsto.

Ya solo queda tener en cuenta que se prevé que los precios de la vivienda toquen fondo en este 2011 y que los alquileres son siempre mucho más imprevisibles. A comienzos de este siglo era mucho más rentable comprar pero con la llegada de la crisis se dispararon los alquileres, ¿qué pasará a partir de ahora?