Nuevo sistema de venta de billetes del AVE: subasta los billetes

Ya hemos visto que hay formas de conseguir billetes del AVE más baratos; de todas maneras, el Gobierno ha decidido implantar un sistema de venta un poco diferente.

Ya hemos visto que hay formas de conseguir billetes del AVE más baratos; de todas maneras, el Gobierno ha decidido implantar un sistema de venta un poco diferente.

Si te fijas, el AVE es como un cine: el gasto que tiene es fijo; en el caso de un Cine, abrir la sala, poner la película, pagar al taquillero, etc…le cuesta lo mismo si hay un espectador que si hay 200 (el coste es el mismo); la diferencia es que si tiene 200, gana mucho más dinero (por entradas, por palomitas vendidas, etc). Con el AVE ocurre lo mismo: las vías, las estaciones, los trenes, los conductores y azafatas van a estar ahí y la inversión está hecha; a partir de ahí, le da igual lleva un pasajero que el tren lleno.

¿Qué ha pensado el Gobierno?. Pues se ha dado cuenta que tiene un servicio que la gente demanda (en general) y que tiene que tratar de rentabilizarlo al máximo. ¿Cómo puede hacerlo?: es fácil, consiguiendo que cada tren vaya siempre lleno. Y repito: es fácil.

Ahora mismo, comprar una de las ventajas de ir en tren es que saber que el precio es fijo (al contrario que el avión, que es una lotería e igual un día te cobran 30 euros y al día siguiente te cobran 300 por el mismo billete); en el tren, como mucho cambian tarifas de fin de semana o con alguna oferta (como las de ayer), pero no se aprovechan para hacer más cambios. Hasta ahora.

El Gobierno ha anunciado que el precio mínimo y máximo del billete seguirá siendo el mismo, pero los intermedios variarán; te pongo un ejemplo: imagina que los billetes de tren cuestan 100 euros y que hay un tren que sale a las 6 de la mañana y, de normal, van 30 personas; y en el tren de las 7.30 de la mañana (que el billete también vale 100 euros) van 350 personas (va lleno), ya que les viene mejor por la hora; ¿qué quiere hacer Renfe?: pues quiere poner los billetes de las 6 de la mañana a 50 euros (por ejemplo). ¿Qué consigue con esto?.

Pues seguramente, más de uno y más de dos no les importará madrugar un poco más y ahorrarse 50 euros en el tren (más dinero para gastarse luego o para ahorrárselo, que hay crisis); consiguen que el tren de las 6 tenga muchos más viajeros y en el de las 7.30 de la mañana, tienen más plazas disponibles para vender a gente que se quedaba sin plaza, o que se iba por otros medios.

¿Parece interesante, no?. Ahora se podrían aplicar la idea los cines (que pierden espectadores por la piratería), los conciertos, los museos (precios más económicos en horarios de poca demanda), los taxis, etc…