Saldar la hipoteca con la vivienda: ya es posible en España

Uno de los mayores deseos de los hipotecados (o futuros hipotecados) es que, en caso de no poder pagar la casa, no les embarguen hasta los calcetines.

Uno de los mayores deseos de los hipotecados (o futuros hipotecados) es que, en caso de no poder pagar la casa, no les embarguen hasta los calcetines.

Como ya hemos comentado otras veces, en EE.UU (por poner un ejemplo) los bancos tienen un problema que en España no existe; allí, si alguien tiene una hipoteca y, en un momento determinado, no puede pagar la hipoteca (porque se queda sin trabajo o por el motivo que sea), puede ir al banco, darle las llaves (en el sentido figurado) y olvidarse, ya que la dación de la casa (esa palabra existe), termina con la hipoteca; el hipotecado entrega la casa y el banco ya no puede reclamar nada más.

En España, por desgracia para muchos, no es así: si el banco te da una hipoteca por una cantidad y tú no puedes pagar la casa, aunque el banco te embargue la casa y la subaste, tú le sigues debiendo dinero al banco; un ejemplo: si tienes una hipoteca de 150.000 euros y tu banco se queda la casa y la subasta por 100.000, tú le debes al banco 50.000 euros; si suena la flauta y la subasta por 200.000, el banco tiene que darte la diferencia, claro.

Alguien con un poco de cerebro en Bankinter (o su asesor de marketing) ha dicho: pues si eso es lo que quiere la gente, yo se lo doy: ofrecen la primera hipoteca que, en caso de no poder pagar la casa, se ‘salda’ con la entrega de la casa. Te estarás preguntando si las condiciones son ‘draconianas’ (esa palabra, también existe) y no lo son: 80% de financiación (100% si es una casa suya), 4% el primer año, hasta 40 años, sin comisión de amortización parcial, para compra de vivienda habitual y con un tipo de interés ‘personalizado’ para el resto de años (un poco como todos).

‘¿Dónde está el truco?’. Pues, oficialmente, no hay truco…pero yo creo que si lo tiene: es la primera vez en bastante tiempo que veo varios medios de comunicación (televisión, radio, Internet, periódicos…) hablando de una hipoteca como si fuera una noticia; es publicidad gratuita. ‘¿Qué más da que se hagan publicidad si ofrecen lo que dicen?’. Ofrecen lo que dicen a quien ellos quieren: imagina que tú vas allí con una casa de 1.000.000 de euros y tienes un trabajo ‘poco estable’; ¿crees que te darán la hipoteca?; puede que te la den, pero con un tipo de interés realmente alto, avales, etc…

‘¿Qué pretende Bankinter con esto?’
. Yo creo que quiere conseguir publicidad y clientes; igual, si un cliente va a su banco preguntando por esta hipoteca, no se la ofrezcan, pero si les ofrezcan otras más ajustadas a su situación; y quizá, trabajadores más ‘estables’ que estén buscando hipoteca, si las condiciones son similares al resto, se planteen coger esta hipoteca ‘por si acaso’; pero yo creo que Bankinter estudiará muy bien a qué personas permite tener esta hipoteca.

Digo yo.