Cómo crear una empresa en Internet sin dinero

Un ordenador y acceso a Internet. Con solo esta inversión inicial, ya puedes tener tu propia empresa. En los tiempos que corren nadie garantiza ganar dinero, pero al menos no lo perderás tampoco.

Un ordenador y acceso a Internet. Con solo esta inversión inicial, ya puedes tener tu propia empresa. En los tiempos que corren nadie garantiza ganar dinero, pero al menos no lo perderás tampoco.

El sueño de toda persona (sobre todo en España): ser su propio jefe y dar el pelotazo con una empresa que nos jubile jóvenes es posible sin invertir absolutamente nada gracias a ese gran nuevo amigo del emprendedor que es Internet. Las empresas puntocom (online) ha hicieron explotar una burbuja hace muchos años, lo que hizo perder mucho dinero a gente que pensaba que iba a ganar mucho dinero, y ahora hay quien augura que puede haber un segundo estallido de las puntocom llegado a través del boyante negocio de la compra por Internet, pero quien no se arriesga no gana, y en este caso arriesgamos tiempo y esfuerzo, pero no dinero.

Basándonos en el libro ‘Start a start-up’, de Paul Graham, desgajamos las ideas clave para triunfar en esto de la empresa sin poner ni un euro:

  • Servidor casero: nada de pagar hostings carísimos, tu empresa va a empezar de la nada, así que con tu conexión ADSL de casa bastará.
  • Trabajo desde casa: nada de centros de trabajo u oficinas, nadie te va a ver y nadie sabe que la dirección de empresa es la de la casa de tus padres.
  • Usabilidad: la clave está en tener una página web fácil, intuitiva, atractiva. Fondos blancos y tipografías estándar son siempre buenos compañeros de viaje.
  • No es necesario tener un modelo de negocio desde el principio. Lo primero es tener una idea y hacerla funcionar. Una vez que tu página web tenga tráfico, el modelo de negocio se irá perfilando solo.
  • No querer ganar dinero ya. Prácticamente todo lo que ofrezcas debe ser gratis total, solo una pequeña parte podrá ir siendo de pago y solo lo será al ritmo que vaya marcando la demanda. Los internautas están acostumbrados a no pagar, así que no van a querer hacerlo por algo nuevo y desconocido.
  • El tiempo es dinero, y por tanto aunque no inviertas billetes, inviertes tu trabajo que no se remunera (eres tu propio jefe) así que sí estás invirtiendo indirectamente.
  • Contacto constante con el usuario/cliente. SI te dicen que hagas algo, o se quejan de algo, hazles caso.