¿Qué es el impuesto sobre el patrimonio? Así está en España

Tener pisos en la playa, una cuenta bancaria boyante y cuadros de Miró es en principio una buena noticia. Pero si se aprueba de nuevo el impuesto sobre el patrimonio, puede no serlo tanto.

Tener pisos en la playa, una cuenta bancaria boyante y cuadros de Miró es en principio una buena noticia. Pero si se aprueba de nuevo el impuesto sobre el patrimonio, puede no serlo tanto.

Está claro que España necesita recaudar más y gastar menos. Lo segundo parece claro que ya está pasando, pero respecto a lo primero aún no se ponen de acuerdo: ¿quién debe pagar más? El impuesto sobre el patrimonio, a grandes rasgos, significa que paguen más quien más (patrimonio) tienen.

Este impuesto consiste en gravar a las personas físicas no por los movimientos de dinero que efectúan (como hacen otros impuestos como el IVA o el de transacciones) sino por el patrimonio personal de cada individuo: cuentas bancarias, propiedades inmobiliarias, bienes de lujo… Hay un debate sobre si es positivo al sacarle más dinero a quien más tiene, o si es negativo porque causa la fuga de grandes fortunas de los países que lo recaudan.

En España, Zapatero introdujo una excención del 100% en 2008, lo cual equivale a suprimirlo, pero al no haberlo suprimido como tal, ahora puede volver a activarlo con solo un decreto ley. Eso pasará el próximo viernes durante el consejo de ministros correspondiente, según ha adelantado Rubalcaba. Eso sí, se elevará el mínimo de patrimonio que hay que tener para pagarlo, gravando así (en principio) solo a las clases altas, y no a las clases medias como venía pasando en España hasta 2007, último año con el impuesto plenamente en vigor. En ese año, el Estado recaudó 2.120 millones de euros en este concepto, más de la mitad provinientos de patrimonios superiores al millón y medio de euros (clases altas en toda regla). Como ahora se va a elevar el mínimo y además España tiene hoy menos patrimonio que hace 4 años, el Estado espera recaudar en 2012 unos 1.400 millones de euros por este concepto. La medida, si se confirme este viernes, será de efecto inmediato, por lo que en el presupuesto de 2012 ya habrá dinero contante y sonante recaudado del patrimonio de los españoles pudientes.