¿Qué pasa si Grecia quiebra? Unión Europea, Euro y bancarrota

Grecia está en un callejón sin salida que promete arrastrar al resto de los países del Euro. Malas noticias. He aquí el negro panorama que se avecina.

Grecia está en un callejón sin salida que promete arrastrar al resto de los países del Euro. Malas noticias. He aquí el negro panorama que se avecina.

Un reciente estudio de la financiera UBS es tajante: el Euro no funciona. Está mal diseñado pero no hay vuelta atrás, porque salirse de la moneda única es mucho más costoso que aceptar sus fallos y debilidades. Grecia, ese país que hasta hace un par de años solo conocíamos por la Acrópolis y el yogur y que ahora parece ser el ogro del capitalismo, parece cada día más cerca de la quiebra, a pesar de las dos inyecciones de la UE en forma de rescates financieros y de los planes de austeridad tremendos que el actual gobierno griego (que no es el mismo que causó el cataclismo, por cierto) está llevando a cabo. Eso es malo, ¿verdad?

Lo es. Y mucho. El escenarios sería el siguiente: Grecia se declara en suspensión de pagos (aunque sea parcial, reestructuración de la deuda, es el eufemismo usado), se sale del Euro y vuelve al Dracma, el cual devalúa de forma tremenda para salvarse de una recesión casi eterna. Eso hace cundir el pánico entre los griegos de dinero, intentan sacar sus fortunas del país y Grecia se ve obligado a impedirlo: corralito argentino en Europa. Portugal e Irlanda se verían de inmediato sacudidas, algo a lo que Europa puede (de nuevo) hacer frente, pero no así a Italia y España, los siguientes que verían su prima de riesgo volver a subir como la espuma (más de 400 puntos básicos se considera insoportable y España la llegó a tener a 418 hace un mes). Nueva depresión económica, pero esta vez solo circunscrita a la Zona Euro. Pérdida de competitividad sin precedentes. El mundo entero comprando gangas en Europa. Alemania y seguramente Francia empezarían a hacer la guerra por su cuenta, como ya ha anunciado Merkel con su plan de ayuda a los bancos germanos por si quiebra Grecia.

Eso sí, Alemania es nuestra garantía. No dejará que Europa se quiebre, pero si ha de dejar salir a ‘hijos díscolos’ como Grecia, lo hará, en forma de escarmiento para el ‘resto de vagos’. Se impone una capitalización del sector financiero como la que pide el FMI, y admitir que la recesión actual no es la misma que la de 2008, y que aún nos quedan años de penurias. Sobre todo en España. Vivimos en un sistema capitalista, para lo bueno y para lo malo.