Techo de gasto constitucional: ¿qué es? ¿qué implicaciones tiene?

El ‘final’ del verano político y económico ha sido casi tan movido como el principio (con la deuda y la bolsa dando botes). Un cambio importante ha sido fijar el techo de gasto. O no.

El ‘final’ del verano político y económico ha sido casi tan movido como el principio (con la deuda y la bolsa dando botes). Un cambio importante ha sido fijar el techo de gasto. O no.

Básicamente, aunque el congreso y las noticias hayan estado unos días hablando de este tema y repitiendo que es ‘una modificación de la constitución’ al final parece que no se queda en nada nuevo.

‘¿En qué consiste esta reforma?’. Pues por raro que parezca, lo único que pretende es que la Constitución obligue a que un Gobierno (por ahora nacional, pero se pretende que también se haga en autonomías, etc) a que no pueda gastar más de lo que ingresa, es decir, que el déficit (la deuda) siempre sea, como mucho, cero.

‘Parece una buena idea, ¿no?’. Hombre, pues de partida lo es: a todos nos parece lógico pensar que, si no tenemos dinero, no compramos muchas cosas; y que si tenemos dinero, nos damos algún capricho. De todas maneras, la propia ministra Salgado recordó la que ‘Ley de Estabilidad Presupuestaria’ ya aseguraba este tipo de situaciones.

‘¿Y es una buena idea?’. Pues, personalmente, no me la acabo de creer, por dos motivos; el primero es porque, si alguna vez has intentado montar un negocio, sabrás que para empezar tienes que gastar mucho, para luego ir recuperando; o si has decidido ‘investigar’ (I+D), se requiere invertir para luego recuperar; seguramente seas uno de los millones que tiene una casa gracias a una hipoteca, es decir, que tienes algo ‘tuyo’, aunque, en un principio, no tenías dinero para comprarlo. Si se quiere ‘crecer’, es díficil hacerlo si no se ‘invierte’ (o arriesga) un poco.

‘¿Cómo nos afecta esto?’. En general, poco o nada, ya que es algo para los que mandan; de todas maneras, este tipo de reformas tendrán efecto a partir de 2.016-2.020, así que todavía queda (ahora mismo, lo de déficit cero es complicado creérselo).

‘¿Y de verdad han aprobado eso?’. En Alemania y Francia han hecho algo parecido (incluirlo en la constitución); en España la intención era buena, lo que pasa es que al final, tanto PSOE como CIU (y el PP), han aprobado que no se marque una cifra en la constitución, es decir, que (según ellos), si un gobierno considera necesario (por ejemplo, por una situación de emergencia, como una catástrofe o una crisis económica grave), no cumplir esa reforma (o modificarla), puede hacerlo…Así que estamos igual que estábamos.