Campaña Damos Crédito Bankia, préstamos al consumo

Si necesitas dinero rápido, los créditos al consumo pueden ser el mal menor. El grifo parece cerrado, pero hay quien sigue ofertando este tipo de producto financiero.

Si necesitas dinero rápido, los créditos al consumo pueden ser el mal menor. El grifo parece cerrado, pero hay quien sigue ofertando este tipo de producto financiero.

Bankia, dícese de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, Caja de Ávila, Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, revolucionó el mundo financiero hace ya meses conviertiéndose en el mayor monstruo (perdón, grupo) de cajas de país. Pero es cierto que a la hora de la verdad no revolucionó el mercado de los productos financieros, nada nuevo aportó. Quizá una vez consolidada la fusión, y aunque corren malos tiempos para las finanzas parece que poco a poco quieren cambiar esa visión. Para empezar, con un producto delicado: los créditos al consumo.

La Caja presidida por Rodrigo Rato acaba de lanzar la campaña Damos Crédito a tus Ilusiones, rimbombante título que quiere decir básicamente…

  • TIN: 10,5% (que al final se queda en un TAE rondando el 12% para créditos d euros 10.000 euros, para hacerse una idea).
  • Línea de crédito de 6.000 millones de euros en total.
  • Máximo: 500.000 clientes.
  • Para clientes de la entidad o nuevos clientes en las mismas condiciones.
  • Hasta 30.000 euros de forma inmediata.
  • Canales: telefónico, Internet, oficinas o cajeros automáticos.
  • Sin comisión de estudio.
  • Para accionistas de Bankia, sin comisión de apertura. Para los no accionistas, comisión del 2% por apertura.
  • Si te conceden un crédito de al menos 5.000 euros, entras en un sorteo de 20 iPad2

Este gigante de las finanzas tiene ya más de 11 millones de clientes, así que con lo mal que está la situación económica en España clientes no le van a faltar para su nuevo producto. Dicho esto, no hay porqué lanzar las campanas al vuelo, solo estamos ante un crédito al consumo más, caro como todos pero respaldado por un gigante del dinero y una campaña publicitaria acorde. El consejo siempre es el mismo: si no es total y absolutamente necesario, mejor no recurrir a este tipo de créditos.