Cómo desgravarse en la Declaración de la Renta 2011-2012

Nunca es tarde si la dicha es buena. Y ahorrar siempre es buena idea. Así que manos a la obra para ahorrar a la hora de pagar nuestros impuestos, que también se puede.

Nunca es tarde si la dicha es buena. Y ahorrar siempre es buena idea. Así que manos a la obra para ahorrar a la hora de pagar nuestros impuestos, que también se puede.

Si bien aún quedan varios meses para empezar con los siempre engorrosos trámites de la Declaración de la Renta, pues hasta la primera semana de abril no suele estar disponible el temido borrador para el gran público, ya mismo debemos empezar a pensar en nuestra próxima Declaración si no queremos llevarnos una sorpresa más que desagradable en forma de pago más grande del que nos apetecería.

Para ello, nada mejor que tener claro qué nos desgrava según la nueva normativa vigente al respecto del IRPF y hacer todo lo posible para sumar puntos, ojo, dentro de este año 2011, pues como ya os hemos comentado para la Declaración del año en curso solo es útil lo que hagamos en el año en curso, no en el que se presenta:

  • Deducción por vivienda habitual: a la hora de hacer obras por minusvalías, para mejorar su eficiencia energética o por ampliación de la misma.
  • Deducción por vivienda habitual alquilada.
  • Deducción por rendimientos del trabajo y actividades económicas: a la hora de firmar un contrato podemos demostrar que nos hemos tenido que mudar, por ejemplo, o que hemos tenido que hacer una inversión para nuestro negocio.
  • Deducción por donativos: no la casilla de la Iglesia, sino aportaciones a entidades reconocidas durante el año en vigor. Preguntar antes de donar.
  • Deducción por hijos en caso de madres trabajadoras: nada más que añadir.
  • Deducciones por protección del Patrimonio: ya sea del catalogado Patrimonio Histórico, Natural o Inmaterial y ya sea español o a nivel mundial. También desgrava.

¡Manos a la obra!