¿Cómo gestionar la cotización a la Seguridad Social de becarios?

Si eres o has sido becario, estás de enhorabuena. Ya podrás cotizar a la Seguridad Social por ese tiempo trabajado pero hasta ahora no reconocido. Pero tiene truco, ojo.

Si eres o has sido becario, estás de enhorabuena. Ya podrás cotizar a la Seguridad Social por ese tiempo trabajado pero hasta ahora no reconocido. Pero tiene truco, ojo.

Ya es oficial: a partir del martes no, porque es fiesta, pero sí a partir del día 2 de noviembre, la próxima semana por lo tanto, los becarios se equiparan a cualquier otro trabajador por cuenta propia o ajena en lo que a beneficios sociales se refiere, ¿o no? Básicamente, la nueva ley publicada esta semana en el BOE (conviene echarle un ojo) viene a decir que las empresas que contraten becarios (porque es un contrato, eso que nadie lo olvide) están obligadas a dar de alta en la Seguridad Social a todo empleado becario que contraten, teniendo éste por lo tanto derecho a atención médica como cualquier otro trabajador a partir de su propia cotización y le computará la beca como tiempo trabajado para, en un futuro, percibir la pensión que le corresponda. Eso sí, las otras dos grandes ventajas de estar afiliado a la Seguridad Social: cobrar el paro cuando estemos desempleados y poder recurrir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) si nuestra empresa quiebra, no serán ampliados a los becarios. Se trata por tanto solo de una equiparación en lo que a pensiones y médicos se refiere.

Otra cosa son los que fueron becarios en el pasado. Éstos han de pagar alrededor de 140 euros por mes que demuestren (mediante el contrato pertinente) que fueron becarios en tal o cual empresa, hasta un máximo de 2 años (pues es lo máximo que la ley prevé que una persona puede ser becaria, aunque luego muchos se eternicen en esta situación en contra de su voluntad…). Estos meses se pueden pagar en el acto o en cómodos plazos del doble de meses a pagar por meses a reconocer, es decir, unos 70 euros al mes hasta que paguemos lo que corresponde a lo que queramos demostrar. Los pasos son claros: becarios actuales, tu empresa se encarga, pero estate atento; becario antiguo: tú te encargas de demostrar que has sido becarios y pagar por tu Seguridad Social de aquel tiempo como si de un autónomo se tratara.

Es decir, estamos ni más ni menos que ante una operación de obtención de liquidez (dinero fresco. se calculan 30.000 beneficiarios a razón de 18 millones de euros en nuevas cotizaciones entre todos) por parte de la Administración Central, pues pagamos hoy pero no percibimos ayuda (si es que la percibimos, ¿qué será del sistema de pensiones dentro de 30-40 años?, cuando empiecen a jubilarse los becarios de hoy en día? quizá ni exista tal plan…) hasta dentro de muchos lustros. paradójicamente, a quien mejor le viene esta nueva ley es a todos aquellos a los que les falten pocos años o meses de cotización para poder jubilarse a los 65 años y puedan alargar su vida laboral cotizada mediante esta ley antes de que entre en vigor el alargue de la jubilación a los 67 años, prevista para 2013. Quieren ayudar a los becarios precarios de hoy, y en buena medida lo hacen, pero acaban siendo una solución para sesentones. Ver para creer.