Cuentas corrientes para parejas, ahorros y matrinomio

Si somos dos, tenemos el doble de posibilidades a la hora de buscarnos la vida para guardar nuestro dinero, pero también el doble de cosas tendremos que tener en cuenta.

Si somos dos, tenemos el doble de posibilidades a la hora de buscarnos la vida para guardar nuestro dinero, pero también el doble de cosas tendremos que tener en cuenta.

Ni ahorrar en pareja reduce los costes a la mitad ni guardar nuestro dinero conjuntamente nos obliga a pagar el doble. No es otro todo lo que reluce ni una catástrofe optar por juntar fortunas. Solo hay que mirar la letra pequeña y saber bien qué queremos Además de tener una comunicación fluida con nuestra pareja, pero eso ya es una cuestión que queda en manos de cada núcleo familiar…

  • Los bancos online suelen no cobrar nada por poner más de un titular en la cuenta, puesto que en general no suelen cobrar comisiones de ningún tipo, pero muy a menudo no permiten domiciliar pagos, por lo que si el objetivo de abrir una cuenta corriente en pareja es facilitar los pagos de la casa, esta no es la opción más recomendable.
  • Los bancos tradicionales tienen opciones en las que las comisiones anuales se pagan en función del saldo medio de la cuenta, y en las cuentas para pagos de la casa no solemos tener más que el dinero imprescindible (que metemos cada miembro de la pareja desde su cuenta corriente individual mes a mes), por lo que esta opción es la más apetecible.
  • También podemos buscar bancos que devuelvan un porcentaje de los recibos domiciliados, para así ganar incluso algo de dinero, como con la Cuenta Azul de Banesto.
  • Surge una dificultad si vamos a utilizar la cuenta común para las compras comunes: normalmente solo una tarjeta de débito es gratis. El truco está en sacar dinero a primeros de mes con esa tarjeta (podemos decir la contraseña a nuestra pareja, hay confianza, y dejamos la tarjeta en casa para que saque el dinero quien pueda) y hacer las compras en efectivo, así además controlamos el gasto. Las tarjetas de crédito en este caso son un gasto superfluo.
  • Autorizaciones: capítulo importante. Hay que decidir desde el minuto 1 si para hacer gestiones tanto en oficina como online será necesaria la autorización de los dos titulares (o cotitulares) de la cuenta corriente o si cada uno podrá por motu propio hacer salidas y entradas de dinero. Allá cada cual y su nivel de confianza en la pareja…

Las opciones son tantas y tan variadas que lo mejor es recurrir a un buscador en la materia.