¿Habrá copago? Últimas noticias y previsiones de futuro

Cada partido político procura evitarlo como si del demonio se tratara, pero todos saben que deberán llevarlo en sus programas electorales si quieren que sean realistas.

Cada partido político procura evitarlo como si del demonio se tratara, pero todos saben que deberán llevarlo en sus programas electorales si quieren que sean realistas.

Copago. Una de las palabras más importantes de la actual campaña electoral (que aún es precampaña, Dios nos dé fuerzas…) por todos los partidos políticos de todo signo, además desgraciadamente de otras como corrupción o paro. Y también una de las palabras de nuevo cuño que más miedo despierta entre el electorado. Pero, ¿de qué va todo esto? ¿Qué hay de nuevo y de cierto? Ya hace unos meses os adelantábamos todo lo que debíais saber al respecto, pero ahora hay novedades.

Se habla de copago casi exclusivamente en la sanidad (también en la justicia, pero sin razón de ser pues ya cuesta dinero ir al juzgado…). Y se supone, para venderlo bonito, que nos ahorrará dinero paradójicamente, pues hará que la gente solo pague cuando de verdad es necesario, evitando las colas de gente que en realidad no tiene nada en Urgencias, por ejemplo. Hay que tener claro que no se trata de privatizar la sanidad, o al menos no por el momento, sino de pagar algo según el caso particular: no pagarían los parados, jubilados o enfermos de gravedad, y en todo caso el pago sería reducido. Hay que decir que en países como Alemania ya se paga trimestralmente una cuota, o que en Francia las comidas del hospital se pagan individualmente, cual menú del día.

Hablamos de copago por dos cosas: por un lado, porque pagamos el servicio en cuestión entre todos, lo pagamos cooperativamente; y por otro lado porque lo pagamos por segunda vez, se trata de dar un dinero en el momento de recibir un servicio, sea sanidad, educación o carreteras, por el que se supone que ya hemos pagado con anterioridad al pagar religiosamente nuestros impuestos. Puede parecer mega novedoso, pero es lo que llevamos haciendo toda la vida con los peajes en las autopistas, por ejemplo, que también salen de nuestro bolsillo tras haber pagado ya la infraestructura. En este caso nos dicen que lo que pagamos es el mantenimiento de la vía, no la vía en sí, pero lo mismo se puede decir entonces de la educación no la sanidad, ¿o no se estropea el instumental sanitario?, ¿o acaso no envejecen las escuelas? También pagamos el bus cuando se supone que un servicio público, ¿no?

Lo cierto es que la población envejece, lo que trae más necesidad de atención sanitaria, por lo tanto más gasto, y más jubilados, por lo tanto menos gente cotizando y más cobrando pensiones respecto al total de una población que además no encuentra trabajo con facilidad. Nos guste o no, el copago llegará algún día. Puede que muy pronto.