Pasos para cerrar (liquidar) una empresa: algunos consejos

Este no es un artículo fácil, ya que en este blog nos gusta más hablar sobre cómo crear un negocio o abrir una empresa, no en cómo cerrarla, aunque sea más habitual últimamente.

Este no es un artículo fácil, ya que en este blog nos gusta más hablar sobre cómo crear un negocio o abrir una empresa, no en cómo cerrarla, aunque sea más habitual últimamente.

Viendo como está todo, puede que estemos en una situación que nos interesa más cerrar una empresa lo mejor posible y empezar un negocio nuevo, comenzar de cero, etc…Por eso es importante saber qué hay que hacer para cerrar una empresa.

De partida existen dos opciones:

  • No cerrar la empresa, sino dejarla inactiva: lo bueno de esta opción es que es más económica; has de cerrar tus deudas y cobrar las que te queden y dejarla sin actividad; la ‘pega’ es que tendrás que seguir presentando el impuesto de sociedades (la empresa sigue existiendo), por lo menos durante 4 años (ya que puedes dejar de presentarlo tras cuatro años sin actividad).
  • Liquidar la empresa: es decir, cerrarla; si ves que lo mejor es cerrar la empresa porque has perdido el interés, las cosas no van bien o quieres empezar un negocio nuevo, puedes hacerlo. Has de nombrar un liquidador (puede ser tu administrador o una asesoría que contrates para el proceso); el liquidador se encarga de cobrar lo que quede por cobrar, de pagar lo que quede por pagar y de dar a cada socio lo que le corresponda; posteriormente, ha de hacer el acta de liquidación (que únicamente indica que los socios quieren cerrar la empresa) y firmarla ante notario. Por último se cancela la inscripción en el registro.

Dos puntos importantes: todo este proceso cuesta dinero, y eso es importante saberlo: el liquidador, el notario, el registro, etc…pero, sobretodo, pagar deudas.

El segundo punto es que estamos hablando de una situación ‘óptima’: que todo vaya bien, haya dinero para pagar y dinero que cobrar; pero es raro que una empresa que vaya ‘bien’ en estos tiempos, la quieras cerrar; lo normal es que te deban dinero, que tengas acreedores, etc…En este caso se declara el concurso de acreedores, que es un proceso más complicado y que ya te contamos algunos consejos para llevarlo a cabo.