¿Qué es un arbitraje? ¿Para qué sirve? ¿Cómo me puede ayudar?

Aunque mucha gente no lo sepa (yo lo he descubierto hace poco) hay una forma legal, rápida, barata y eficaz de solucionar disputas sin acudir a los tribunales.

Aunque mucha gente no lo sepa (yo lo he descubierto hace poco) hay una forma legal, rápida, barata y eficaz de solucionar disputas sin acudir a los tribunales.

Muchas veces hemos visto en las películas americanas un despacho con una mesa grande y un matrimonio que se está divorciando (por ejemplo), cada uno con su abogado y un intermediario que ayuda a llevar las cosas a buen puerto. Un arbitraje es algo parecido.

‘¿Qué es el arbitraje?’. El arbitraje es una solución para determinados conflictos (no todos, ya que, por ejemplo, no entran muertes, lesiones, intoxicaciones, etc) que pueden ayudar a resolver ciertas disputas entre dos partes sin necesidad de acudir a un juicio.

‘¿Cómo funciona el arbitraje?’. Normalmente en los colegios de abogados de cada ciudad existe un Tribunal Arbitral, que es totalmente legal y está respaldado por la administración. Si tú tienes un problema (con un familiar, un vecino, una herencia, un servicio mal prestado, etc…) puedes acudir a ellos y evitar acudir a un juzgado que, muy probablemente, te reportaría más gastos y problemas que otra cosa.

Allí puedes rellenar un formulario exponiendo tu problema y las personas implicadas y si el Tribunal Arbitral lo acepta, llaman a la otra parte implicada; esta otra parte debe aceptar acudir al mismo; de ser así, se abre el proceso donde un Presiente y dos Árbitros (uno para cada parte implicada) estudiarían el caso, las pruebas, etc…En menos de cuatro meses se obtiene un laudo (una sentencia) que debe ser cumplida por ambas partes (como aceptan al principio del proceso).

Además tiene un coste mucho menor y se resuelve más rápido.

‘Parece una buena idea. ¿Esto es legal?’. Como te comento, los Tribunales Arbitrales están respaldados por los Colegios de Abogados y es una institución legal; otra cosa es que puedan existir ‘intermediarios’ contratados por las partes implicadas para que resuelvan un conflicto, aunque esto no deja de ser un contrato privado entre las partes y que pueden resolver entre ellas, ganando también confidencialidad.