¿Que hacer si mi inquilino no me paga el alquiler?

Alquilar un piso que no utilizamos puede ser un negocio redondo que nos solucione llegar a fin de mes, pero también puede ser una pesadilla por culpa de un moroso.

Alquilar un piso que no utilizamos puede ser un negocio redondo que nos solucione llegar a fin de mes, pero también puede ser una pesadilla por culpa de un moroso.

Callejeros y programas de documentales similares se han encargado de alarmar a la población propietaria de segundas residencias sobre las desagradables consecuencias que puede tener alquilar, y tienen cierta razón, pero también cierto amarillismo adorna esos documentales. La escena es bien conocida: un total desconocido alquila un piso, paga la fianza y al segundo mes ya no paga, pasan los meses y el casero se cansa, denuncia pero hasta que no haya nada en firme no puede forzar la situación porque saldría perdiendo, cuando por fin hay orden de desalojo el inquilino no quiere irse, forcejeo de mil maneras y al final el moroso roba lo que puede y deja patas arriba un piso del que solo pagó el primer mes. El casero, cansado, no quiere seguir batallando y se conforma con recuperar un piso que nunca más alquilará. Es cierto que el sistema español es muy garantista con los inquilinos, pero tampoco es para tanto.

Antes de nada hay que tomar medidas para cercionarnos de que quien nos alquila nos puede pagar, pues si luego resulta ser insolvente tendrá que pagar las costas del juicio el casero, además de no poder reclamarle nada:

  • Pedir más meses de fianza (la ley habla de un mínimo de un plazo, pero no de un máximo).
  • Contratar seguros de alquiler, que los hay, contra los desperfectos que puedan causarnos o directamente contra impagos.
  • Pedir aval bancario, en generl suele ser por entre 6 meses y un año de alquiler.
  • Solicitud de copia de las últimas nóminas del/los inquilinos.

Una vez planteado el problema, el primer paso imprescindible es solicitar por carta con acuse de recibo el pago. Hacerlo antes del tercer mes de impago no tiene sentido, pues hasta esa fecha no será oficialmente moroso. Si sigue sin pagar, podemos tomar tres caminos parecidos:

  • Reclamar lo adeudado (aconsejable si queda poco tiempo de contrato, pues seguirá en la vivienda gratis pero saldaremos cuentas amistosamente).
  • Reclamar el desahucio (si queda mucho contrato y han pasado pocos meses de alquiler, la cantidad adeudada es poca y suele ser más rápido un deshaucio que cobrar).
  • Reclamar desahucio y cantidad reclamada (solo recomendable si sabemos de buena tinta que podrá pagarnos, por tener otras propiedades, trabajo fijo, etc).

Este paso es importante, pues dependiendo de lo que pidamos así podremos lograr, no podremos dar marcha atrás en el futuro. Otro punto importante a tener en cuenta es la paciencia: si intentamos sacar por la fuerza a alguien nos puede denunciar por acoso y allanamiento de morada (el piso está alquilado por él) y entrar en juicios cruzados no facilita nada las cosas. También es bueno saber que en un contrato de alquiler podemos poner de antemano lo que pasará en caso de impago, para cubrirnos las espaldas y ahuyentar morosos profesionales, de esos que al segundo mes ya ni pagan agua y luz.

Por último, un abogado experto en estos casos será nuestra mejor ayuda.