Rebaja de calificación crediticia, ¿cómo funciona?

Los ogros del mercado, las agencias de calificación crediticia, atacan de nuevo. Son temidos y oscuros a partes iguales, arrogemos algo de luz sobre la cuestión.

Los ogros del mercado, las agencias de calificación crediticia, atacan de nuevo. Son temidos y oscuros a partes iguales, arrogemos algo de luz sobre la cuestión.

La semana que acabamos de abandonar terminó con la peor noticia posible para la economía de España: Fitch, una de las 3 grandes agencias de calificación crediticia nos bajó la nota, y en nada menos que dos escalones. Antes éramos AA+ y ahora somos AA-, y además mantiene la perspectiva negativa para nuestras finanzas, lo cual quiere decir que en breve podemos ver como nos vuelven a bajar la nota. Y esto entristeció al país e hizo perder mucho dinero en la Bolsa. Pero, ¿a qué viene esta bajada?

Utilicemos el caso español para averiguar en qué se basan estas empresas (como decimos, solo 3, las 3 estadounidenses y totalmente privadas): deuda externa alta, déficit estructural también elevado y sobre todo la vulnerabilidad española ante la crisis europea y la lentitud en la toma de deciciones de Bruselas. Es decir, Fitch se fija en un mundo globalizado con el nuestro y aplica la coyuntura a todos los países, a los que cree que responderán mal ante tal situación mundial, les regaña, es decir, les baja la nota. ¿Cómo se hacen estas calificaciones? Se supone que las agencias siguen a todos los países constantemente, pues tienen sedes en casi todos los países imaginables, pero en realidad solo siguen de cerca a los que están en problemas, pues son los que pueden variar en la actual situación, igual que en época de bonanzas solo siguen a los que mejor van, pues son los que pueden mejorar. Emiten resúmenes semanales y tienen encargados de cada zona con nombres y apellidos, por lo que en un momento dado alquien podría pedirles explicacions… Aún así hay que decir que nuestra AA difiere en poco de la mejor nota posible, la AAA que actualmente solo poseen una docena de países en todo el mundo, por lo que en principio no habría porqué preocuparse si no fuera por la inestabilidad general que presentan los mercados y la amenazante presencia de nuestra perspectiva negativa.

Junto con Moody’s y Standard & Poor’s, Fitch Ratings domina los mercado emitiendo estas ‘opiniones’ sobre cómo van las finanzas de naciones y, ojo, también de estados, y lo hace tras cobrar sus comisiones por servicio, por cierto. Quizá a lo que habría que calificar es a las propias agencias, en vez de dejarnos austar por ellas…