Seguros de Defunción o Decesos: ¿en qué consisten?

Entre ciertas personas mayores (o entre todos los que llegan a determinada edad) es común plantearse el contratar (o que tengan contratado) un seguro de defunción.

Entre ciertas personas mayores (o entre todos los que llegan a determinada edad) es común plantearse el contratar (o que tengan contratado) un seguro de defunción.

Un seguro de defunción no es algo que te asegure que vayas a morir (eso te lo puede asegurar cualquiera…y sin cobrar), sino que es un seguro que puedes contratar para que, en caso de (Dios no lo quiera) fallecimiento, tener cubiertos los gastos del funeral, entierro, etc .

Como ya te contamos
, estos gastos pueden ir desde los 2.000 – 3.000 euros hasta el infinito (depende del Mausoleo que te quieras construir) y, al igual que un seguro de coche, hay gente que quiere tenerlo contratado para que, cuando llegue el momento, no tener que llevarse sorpresas (más que él, su familia). Aunque te parezca algo ‘poco común’, en 2007, casi el 70% de las personas fallecidas tenían uno contratado.

Este seguro consiste en lo mismo que otros muchos: pagas un coste anual de manera que, cuando lo requieras, el seguro se encarga de todos los trámites, papeleos, gastos, etc…que se requiera en tu funeral. Los asesores no aconsejan contratar este tipo de seguros ya que dicen que se paga durante muchos años un coste ‘alto’ que no compensa invertir en ellos, ya que, en caso de requerirse pagar los gastos de un funeral, la inversión es menor que si se hace durante varios años. Aunque eso ya depende de si la familia puede encargarse del entierro, si el difunto dispone de familia, etc…

Si estás interesado en informarte o contratar uno, todas las grandes compañías de seguros te lo ofrecen, aunque suelen ser bajo el nombre de ‘Seguros de Decesos’, que parece algo menos ‘triste.