Futuro ministro de Economía: Luis de Guindos, Cristóbal Montoro

El puesto de Ministro de Economía es más temido pero codiciado que nunca en nuestro país. Tendrá que lidiar con la casi quiebra del Estado, una patata caliente.

El puesto de Ministro de Economía es más temido pero codiciado que nunca en nuestro país. Tendrá que lidiar con la casi quiebra del Estado, una patata caliente.

Pasó el 20-N, llegó el nuevo Gobierno que en breve tomará posesión con mayor poder del que nunca tuvo el PP. ¿Y ahora qué? Lo primero es nombrar, o al menos ir desvelando, quiénes serán los que han de sacar a este país de la casi quiebra en la que se encuentra, y de paso sacar del paro a los casi 5 millones de personas que están sin trabajo a día de hoy. Ya se han ido filtrando algunas consideraciones, como la posibilidad de casi fusionar los ministerios de Economía y Exteriores, pues buena parte de la labor de Exteriores consiste en gestionar el día a día de nuestras empresas en el exterior, labor que bien podría hacer Economía, por ejemplo. También se habla de fusionar Industria, Comercio y Economía, quizá incluso con Hacienda. Todo para poner mayor poder de decisión en manos de quien lleve el Ministerio de Economía, el gran y casi único reto de esta legislatura entrante. Pero, ¿quién va a llevar la voz cantante en dicho Ministerio?

Aún no hay nada en claro, pero dos nombres suenan con mayor fuerza para ocupar la cartera codiciada (o temida) de Economía, y quizá de refilón también le toque a alguno la de Hacienda, Comercio o vete tú a saber cómo se llamarán los futuros ministerios. Sin ánimo de ser Wikipedia, sino más bien de analizar la rumorología, ahí van los candidatos estrella:

  • Luis de Guindos: perfil independiente, como dijo querer Rajoy para algunas carteras durante la campaña electoral. Es decir, no es un hombre fuerte del partido (si bien sí pertenece al PP, es liberal y de derechas, como ha de ser alguien del gobierno PP), es un tecnócrata, como tanto gustan ahora en Europa. Eso no quiere decir que no tenga experiencia en política, pues ya fue Secretario de Estado de Economía durante la última etapa de Aznar (2002-2004). Tiene currículum internacional en PriceWaterhouseCoopers y (ojo) Lehman Brothers, por lo que el inglés está garantizado, otro punto a favor. Sería el garante de los recortes y de la contratación y el despido baratos. Dicen de él que es discreto pero decidido, de los que no les tiembla el pulso. Pero tiene su vida hecha, o le dan el máximo puesto, o volverá a su vida en el sector privado.
  • Cristóbal Montoro: el otro perfil posible, el político de pura cepa. Está en el Congreso de los Diputados desde 1993, por lo tanto es anterior incluso a los gobiernos Aznar, donde ya fue Ministro de Hacienda. A pesar de que ha sido Eurodiputado, no domina idiomas ni tiene peso en el exterior, su principal punto en contra. Es uno de los ideólogos en la sombra del programa popular para esta legislatura, por lo que esté donde esté, tendrá voz y voto en las decisiones que guíen la política fiscal, financiera y económica de España en los próximos 4 años. También discreto como le gustan a Rajoy, es un fiel que hará lo que le manden porque es político de profesión.


Juaguen ustedes quién nos conviene más. En breve, las confirmaciones.