Límites a los depósitos bancarios: Ley Salgado

Nadie en su sano juicio renunciaría a obtener rentabilidades récord por su dinero, pero debemos saber que están prohibidas por ley, aunque no se publicite.

Nadie en su sano juicio renunciaría a obtener rentabilidades récord por su dinero, pero debemos saber que están prohibidas por ley, aunque no se publicite.

Hace meses, tonto era el banco que no ofrecía un superdepósito al 4% o hasta el 5%. Eso, en tiempos en que el Gobierno rescata bancos y fusiona cajas por tener telarañas en su tesorería, cantaba mucho. Tanto es así que el legislativo se puso manos a la obra para crear una nueva ley que pusiera freno a las rentabilidades desatadas en los productos financieros. Así, pusieron los siguientes topes de gasto a lo que las entidades financieras nos podían ofrecer, en lo que se dio en llamar Ley Salgado por firmarla la ministra de Economía del mismo nombre:

  • Depósitos a 12 meses o menos: máxima rentabilidad = 150 puntos básicos (1,5%) por encima del Euribor a 3 meses.
  • Depósitos a un año o más: tope en 100 puntos básicos con respecto al Euribor a un año.
  • Cuentas a la vista: tope en 100 puntos básicos sobre el Euribor a un mes.

Como revisar estos datos diariamente (que es como se revisa el Euribor) es un trabajo de chinos y gastarían más en rehacer ofertas, se concluýó que lo más sensato era revisarlo cada trimestre. Pues bien, se acaba de hacer esa revisión trimestral y esto es lo que podremos encontrarnos en los bancos desde aquí hasta principios de 2012:

  • Depósitos a la vista: no más rentabilidad que 2,38%
  • Plazo fijo hasta un año: 3,07% máximo de rentabilidad
  • Plazo a un año o más: 3,11% máximo

Ha habido un pequeño repunte en los plazos fijos a corto plazo y una pequeña rebaja en los tipos máximos que pueden ofrecernos los bancos en los plazos medio y largo. Eso sí, que nadie se engañe, muchas entidades seguirán con sus ofertas de plazo fijo al 4% o incluso más, pues a muchos les sale a cuenta pagar las multas que impone el Banco de España por saltarse la Ley Salgado y no perder clientes por rebajar sus rentabilidades. Dada su falta de resultados, muchos dan por muerta esta ley a partir del 20-N.