Baja paternal: ¿cuánto dura?, ¿qué derechos tiene?. Consejos

La baja paternal es un derecho de todos los padres si han tenido un hijo; lo que mucha gente no sabe es que no son 15 días, en realidad son 13. Pero ahora te lo explico.

La baja paternal es un derecho de todos los padres si han tenido un hijo; lo que mucha gente no sabe es que no son 15 días, en realidad son 13. Pero ahora te lo explico.

La baja paternal, es decir, el derecho que tiene el padre a no acudir a su trabajo y cobrar una prestación de la seguridad social (siempre que haya cotizado un mínimo de 180 días en los 7 años previos al parto o 360 días en toda su vida laboral) durante 13 días; la gente suele pensar que la baja paternal son 15 días porque añaden los 2 días (el día del parto y un día más) del propio nacimiento, aunque estos se tienen por el propio nacimiento y como baja por enfermedad de un familiar.

‘Bueno, es lo mismo, son 15 días desde el parto’. No es lo mismo y te explico por qué: los dos días primeros te los tienes que tomar si o si cuando se produce el parto; los otros 13 días puedes tomarlos a continuación (una vez tramitados los papeles) y que es lo más común, o puedes tomarlos más tarde, según acuerdes con tu empresa; también puedes tomar medias jornadas de trabajo, alargando tu baja paternal durante 26 medias jornadas.

‘Ah, ok. Pero la empresa me sigue pagando, ¿no?’. Al igual que en el caso de la baja maternal, la baja no te la paga la empresa, te la paga la Seguridad Social (dando por hecho que tienes derecho a cobrarla, claro); el resto lo paga la empresa.

‘Ah, vale. ¿y si estoy en paro?’. El caso es el mismo al de la mujer que tiene un hijo y está en paro: durante tu baja, tu ‘empresa’ (que mientras estás sin empleo es el INEM), deja de pagarte y te paga la Seguridad Social; cuando se acabe tu baja, vuelves a cobrar del INEM.

‘¿Puedo alargar la baja paternal?’. Claro: además de poder pedir permisos (excedencias, aunque son sin derecho a sueldo), la baja ‘maternal’ la puede disfrutar, en parte, el padre; la madre tiene que ‘disfrutar’ como mínimo 6 semanas (que para eso ha hecho el verdadero esfuerzo) y las otras 10 semanas, si ambos quieren, las pueden compartir o disfrutar uno de los dos. Es algo que, con el tiempo, va siendo más común.