Trucos para ahorrar en gasolina, conducir más barato

El coche es en la mayoría de los casos un gaso imprescindible, de ahí que ahorrar en su utilización es la mejor forma de llegar a fin de mes con más dinero en el bolsillo.

El coche es en la mayoría de los casos un gaso imprescindible, de ahí que ahorrar en su utilización es la mejor forma de llegar a fin de mes con más dinero en el bolsillo.

La cuesta de enero se presenta más empinada que el Tourmalet, y si nuestra economía no sube al nivel de Indurain, que es lo más probable, toca apretarse el cinturón para pasarla lo mejor posible. Para ello no hay que apretarse el cinturón hasta ahogarse, pero sí recortar un poco de aquí y un poco de allá para llegar a febrero sanos y salvos. Por ejemplo, ahorrando en el consumo de gasolina, ese enorme gasto imposible de finiquitar. Ahí van algunas claves comprobadas por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU):

  • Aire acondicionado, el mínimo: aumenta el consumo de combustible en un 10%. La calefacción también consume, pero alrededor de la mitad que el aire frío.
  • No repostar en carreteras principales. Las gasolineras de las vías de servicio de autopistas y autovías son las más caras de España, sobre todo de la autopista del Mediterráneo.
  • No llevar más peso del necesario: un remolque de tamaño mediano aumenta el consumo de combustible hasta en un 35%, mientras que los típicos portaequipajes de techo (toda la vida conocidos como bacas) hacen que nuestro coche consuma entre un 20 y un 35% más, dependiendo sobre todo de la altura que alcance el equipaje, por efecto aerodinámico.
  • Compartir: es de perogrullo, pero si llevamos un día sí y un día no el coche a la oficina por compartir trayecto con un compañero de oficina, por ejemplo, ya estaremos ahorrando el 50% en gasolina.
  • Ir despacio: se calcula que ir a 120 kilómetros por hora en vez de hacerlo a 100 kilómetros por hora aumenta el consumo de combustible en más de un 30%. En eso se basaba la ley temporal de cambio de velocidad máxima del pasado verano…
  • Acelerones y frenazos son el peor enemigo del depósito de gasolina, así que lo mejor es conducir con tranquilidad.
  • Puesta a punto: en especial de los neumáticos. Un coche en mal estado consume más sin darnos nada a cambio. El mantenimiento no es un gasto, es una inversión.
  • Coche eléctrico: marcas como Renault ya tienen en el mercado coches 100% eléctricos, pero la escasa presencia de electrolineras y su baja autonomía hacen que muchos se echan atrás.

No es cuestión de dejar el coche en el garage para no gastar, sino de usarlo con cabeza.