¿Cómo será la reforma laboral de Rajoy?

Un contrato de trabajo, ese bien preciado y parece que en peligro de extinción, tendrá nueva regulación en breve. El gobierno de Rajoy ya trabaja en una nueva reforma del mercado laboral.

Un contrato de trabajo, ese bien preciado y parece que en peligro de extinción, tendrá nueva regulación en breve. El gobierno de Rajoy ya trabaja en una nueva reforma del mercado laboral.

Con el plazo para llegar a un acuerdo entre sindicatos (los mayoritarios, se entiende, UGT y Comisiones Obreras) y patronal (la CEOE, se entiende también) sobre la reforma laboral que parece necesitar este país como la lluvia de los últimos días sin alcanzar un acuerdo satisfactorio para ninguna de las partes, al menos de forma global, el gobierno de Rajoy ya ha dicho que pasa a la acción, a legislar. No es la primera reforma laboral que vemos los españoles en los últimos tiempos… ¿Qué nos quiere hacer ahora este señor?

  • Mayor autonomía de pequeñas y medianas empresas: tanto en lo que se refiere a salarios como a horarios o dietas, por ejemplo. Se pretende que cada trabajador pueda adaptar su oferta a la demanda que espera tener. Por supuesto, la denuncia por la justicia laboral seguirá siendo la garantía del trabajador.
  • Despidos y contratos: si cumple lo prometido, será gratis contratar menores de 30 años, pues el Estado pagará el 100% de su Seguridad Social durante los primeros años de contrato, y si un autónomo contrata a alguien, tendrá 3.000 euros de incentivo fiscal (deducciones varias). Parece que en materia de despidos vamos hacia la indemnización única de 33 días de trabajo por año trabajado y hasta 24 mensualidades.
  • Menor poder para el convenio colectivo: la idea es que cuando las cosas le vayan mal a una empresa, pueda negociar de forma autónoma con sus empleados, y no tener que recurrir a las normas del convenio colectivo, que a menudo prácticamente le obliga a despedir. Mayor flexibilidad, en una palabra.
  • ETTs y fomento del empleo: el Ministerio de Empleo se ha dado cuenta de que el mítico INEM no funciona, casi no da trabajo a nadie. Para revertir esta situación dará mayores poderes a las Empresas de Empleo Temporal, mucho más eficaces, y obligará a las Comunidades Autónomas a cumplir objetivos de creación de trabajos si quieren mantener la competencia de las políticas activas de empleo (las que no son pagar el paro, sino poner medidas para crear puestos de trabajo).
  • Absentismo laboral: el trabajador de baja no tendrá que llevar físicamente la baja hasta el tercer día de ausencia de su puesto, pero también incitará a las mutuas de accidentes y enfermedades de la Seguridad Social a agilizar el proceso de alta de esos trabajadores que están en su casa.