Consejos para ahorrar en las rebajas de invierno 2012

Llega un respiro para el bolsillo… ¡Las rebajas! Pero hay que tomárselas como una oportunidad, no como una ocasión para el desenfreno económico. Hay trucos para ello.

Llega un respiro para el bolsillo… ¡Las rebajas! Pero hay que tomárselas como una oportunidad, no como una ocasión para el desenfreno económico. Hay trucos para ello.

Cada vez nos obligan a apretarnos más el cinturón, y para ello las rebajas deberían ser una buena noticia. Mismos productos al mismo precio ha de equivaler a gastar menos, ¿no? Pues no siempre. Los comercios se las ingenian para hacernos gastar más de lo necesario y así terminar con iguales o superiores márgenes de beneficios que en una época del año normal. Pero hay armas para luchar contra esa necesidad de consumo contagiosa. Ahí van algunas:

  • Ir siempre a la compra con una lista que, por escrito, nos diga qué necesitamos exactamente.
  • Mirar lo que queremos y dónde lo queremos unos días antes de que empiecen las rebajas. Nadie nos asegura que ese producto en concreto vaya a estar ahí en el periodo de rebajas, pero si está ya sabemos que nos sienta bien.
  • Ir con el dinero que tenemos previsto gastar en efectivo, dejar la tarjeta de crédito en casa. Tentaciones fuera.
  • Recorrer varias tiendas, como si de supermercados en busca d ela fruta más barata se tratara, para ver las mismas prendas a diferentes precios.
  • Informarse al detalle de las financiaciones. Tarjetas tipo monedero como la de El Corte Inglés nos permiten financiarnos al 0%, pero otras opciones como las tarjetas de crédito o las ofertas rápidas de las financieras nos harán pagar en intereses probablemente más de lo que nos ahorramos por comprar en rebajas. A este respecto, hay que tener en cuenta que cuanto más tiempo tardemos en saldar nuestra deuda, sobre todo con las tarjetas de crédito, mayor será el interés a pagar. Si no vamos a poder pagar en breve plazo, mejor pasar a otra opción.
  • Además, conviene tener muy presentes las indicaciones típicas de la OCU para estos periodos de saldos: no debe bajar la calidad, deben tener precio anterior y posterior a la rebaja en las etiquetas, han de aceptar tarjeta como forma de pago y el plazo y condiciones de devolución no debe verse alterado en absoluto.

Con todo esto en mente… ¡A comprar! Que hay una economía que levantar.