Evitar las ofertas engañosas en los supermercados: consejos

Las empresas tienen que vender y saben que los clientes nos dejamos atraer por ofertas llamativas en las que (parece que) nos regalan productos. Te damos algunos consejos

Las empresas tienen que vender y saben que los clientes nos dejamos atraer por ofertas llamativas en las que (parece que) nos regalan productos. Te damos algunos consejos

Es una situación similar a la de las rebajas: ves algo rebajado al 50% y sientes el deseo irrefrenable de comprarlo, sin pararte a pensar si te hace falta, te cabe, te gusta o si el precio sigue siendo razonable…’es que está tan rebajado’; es algo que las empresas saben y se aprovechan.

¿Cuántas veces hemos ido a comprar y hemos visto ofertas de 2×1, 3×2, el segundo con 70% de descuento, etc?. Pues cientos de veces y en decenas de lugares, pero eso no quiere decir que ‘de verdad’ nos estén regalando cosas, sino que aprovechan la oferta bien para venderte otras cosas o bien para venderte una a un precio ‘poco razonable’. Imagina que te digo: ‘si me compras esta casa, te regalo otra’; la oferta parece genial, pero luego te digo que la casa cuesta 1 millón de euros, quizá no te parezca tan buena idea.

Aquí tienes algunos ejemplos: un pack de refrescos en el que, supuestamente, se regalan latas de más, aunque, si se mira con detalle, puede verse que sale mejor comprar latas sueltas; lo mismo puede ocurrir con las ofertas de segunda unidad gratis, 3×2, etc…

La mejor forma de evitar este tipo de ‘ofertas’ es tener un precio de referencia de los productos que sueles comprar, para poder comprobar si ha habido una subida ‘sustancial’ en el precio del producto (o, en cualquier caso, comparar con productos similares); en segundo lugar, es importante que compruebes en la etiqueta del precio del producto el ‘precio unitario’, es decir, el precio por unidad, por kilo, por litro, etc…ya que suele ser una buena forma de ‘comparar’ productos distintos (ya que cada uno tiene un envasado distinto).